PRESENTACION

"De diálogo en diálogo"

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | La Biblia | ConocerLibrosVideos | Chat | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Radio |



Únete a "Mi Comunidad Católica" Nuestra Red Social

 

 

Juan es una persona como cualquier otra, tiene una familia a la que quiere mucho, le gusta participar en las labores de su Iglesia, tiene un trabajo y algunas otras actividades. Como es de esperarse, debido a sus múltiples ocupaciones, Juan tiene oportunidad de dialogar con algunas de las personas que lo rodean. Conversa sobre muchas cosas y en ocasiones sus diálogos tienen que ver con asuntos relacionados con el aspecto religioso. Y como es conocido, la religión es un tema muy amplio y a veces muy difícil, pero Juan trata siempre de sacarle el mayor provecho a ese tipo de charlas.

 

   Con el correr del tiempo Juan ha tenido oportunidad de dialogar e incluso de discutir sobre estos temas con varios hermanos protestantes, sin embargo, irónicamente, la mayoría de las veces es con sus propios hermanos católicos con quienes con más frecuencia se topa con pared. Aunque realmente, a Juan esto no le sorprende, ya que le resultan más que conocidas, las mil y una excusas e inconformidades que escucha cuando alguien le argumenta el por qué no practica plenamente su religión. Y es que le resultan conocidos los pretextos porque él mismo los usó y le resultan también muy conocidas las inconformidades porque también él, en alguna época de su vida, se escondió detrás de ellas.

 

-   “Soy católico, pero como no estoy de acuerdo con algunas cosas, por eso no practico mi religión.”

-   “Yo voy a misa cuando realmente siento que quiero ir.”

-   “Nunca voy a misa, pero soy católico porque ahí me bautizaron.”

-   “Yo nunca leo la Biblia porque no le entiendo.”

-   “En la Iglesia Católica todos hacen lo que quieren y nadie les dice nada.”

-   “¿Por qué me voy a confesar con un hombre quizá tan pecador como yo?.”

-   “Yo me confieso directamente con Dios.”

-   “Para estar bien con Dios no se necesita ninguna religión.”

-   “Yo ya estoy condenado, para que voy a la Iglesia.”

-   “Yo creo que el infierno no existe, si Dios me ama, ¿cómo va a permitir que yo sufra en un lugar así?”

 

   Algunas de estas y otras frases parecidas eran las preferidas de Juan, las utilizaba hace algún tiempo, cuando vivía su religión de manera más bien tibia.

 

   Más un buen día, poco a poco, las cosas fueron cambiando en su vida; el gusto por la misa y por la comunión se presentó, y con ello fue llegando la claridad que su mente y su corazón necesitaban. Poco a poco, fue dándose cuenta de lo lejos que sus más iluminados razonamientos estaban de la verdad. Y ¡ay que vergüenza!, se ha repetido Juan muchas veces, al irse enterando de cuántas barbaridades sobre Cristo y sobre su Iglesia había manifestado mientras estuvo ciego.

 

   Con este precedente inician los diálogos de Juan, mismos que en esta ocasión siempre tratarán sobre temas de religión. Claro está que en su vida cotidiana Juan también conversa sobre otros temas, pero, por qué no decirlo, desde hace tiempo, hablar sobre cuestiones religiosas es lo que más lo apasiona.

El autor.

 

 Ir al Indice de este libro

 

Si esta Página ha sido de su agrado

por favor entre aquí y

Recomiéndela

 

 

El Administrador de este Sitio tiene algo que decirte, escúchalo en su Album "Mis Charlas en el Chat Católico Omega Voz". Escúchalo y si te gusta algún mensaje, descárgalo y compártelo. Para ir y escucharlo presiona aquí

 

 

VISITE NUESTRO CHAT CATOLICO "OMEGA VOZ", CHAT DE TEXTO Y AUDIO

 

Ir a Chat Omega Voz

  

Preguntas Frecuentes

 

 


 

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | La Biblia | ConocerLibrosVideos | Chat | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Radio |



 

Presione g+1 para recomendar esta página