Por las Negligencias Diarias

Oraciones Católicas

Padre Eterno, Yo Os ofrezco el Sagrado Corazón de Jesús, con todo Su AMOR, todos Sus SUFRIMIENTOS y todos Sus MERITOS.

Primero - Para expiar todos los pecados que he cometido este día y durante toda mi vida.

¡Gloria al Padre, y al Hijo ...!

Segundo - Para purificar el bien que hecho mal este día y durante toda mi vida.

¡Gloria al Padre, y al Hijo ...!

Tercero - Para suplir por el bien que yo debía de haber hecho y que he omitido este día, y durante toda mi vida.

¡Gloria al Padre, y al Hijo...!

Una religiosa clarisa, recién muerta, se apareció a su abadesa o Madre Superiora, mientras que la abadesa rezaba por el alma de la fallecida. En ese momento, la difunta habló, diciendo: " Yo fuí admitida directamente al Cielo porque mediante esta oración que yo rezaba todas las noches, se pagaron todas mis deudas."


(Con esta oración NO SE INTENTA RE-EMPLAZAR la confesión.)

 

 

Ir al Indice           

 

Novedades en eCatolico


SUBIR