Plegaria de Navidad

de un Deportista

Navidad

            

Plegaria de navidad de un deportista maravillado en la encarnación del hijo de Dios.

Querido niño Jesús El que te hayas hecho hombre para estar en medio de nosotros, me recuerda que en el centro de la vida debe estar siempre el hombre y no el campeón.

El que hayas nacido en la pobreza me enseña que por encima de los premios y la marca, están siempre las grandes gracias por la vida.

El haber restringido tu divinidad a un lugar, a un tiempo y a una historia me ayuda a aceptar mi limitación, como el único espacio posible para expresar al menos mi humanidad.

El que hayas pedido la ayuda de María y José para nacer, me anima a jugar en equipo.

Tu anuncio a los pastores me lleva a tener en cuenta a aquellos que tienen menos fortuna que yo y me estimula a utilizar mis talentos deportivos para amarte, amar a mis compañeros de equipo y a todos los hombres tu amas.

 

 

Ir al Indice

 

 

Novedades en eCatolico


SUBIR