J

Diccionario Católico

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | La Biblia | ConocerLibrosVideos | Chat | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Radio |



J

JACOB: Según la antigua tradición es el nombre de un PATRIARCA. A él los Israelitas hacen remontar sus orígenes. La expresión CASA (o hijos) de Jacob pasó a tener el mismo sentido de Casa (o hijos) de Israel. Hijo de Isaac y Rebeca y gemelo de Esaú a quien usurpó la primogenitura mediante engaño por consejo de su madre.

JEHOVÁ: Ver YAVE.

JEREM: Consagración al anatema que implica la muerte de todo ser viviente conquistado y la entrega del botín al servicio divino.

JEREMÍAS: Profeta muy discutido en Israel porque durante cuarenta años (628-568) estuvo en continuo conflicto con sus compatriotas, con sus jefes, con los sacerdotes y falsos profetas. El libro de Jeremías tiene muchos datos personales y encierra sus confesiones. Jeremías no oculta su alma ni las crisis interiores por las que pasó. El libro encierra cuatro partes: 1) profecías contra Jerusalén (1-25); 2) profecías contra las naciones (46-51); 3) anuncios de felicidad (29-35); y 4) sufrimientos del profeta (36-45). Anuncia con todas sus fuerzas una nueva alianza (31, 31-34).

JERICÓ: Ciudad amurallada del pueblo cananeo que fue tomada por Josué (Siglo XII-XI a.C.) de forma fantástica, con la intervención de Dios. En realidad es una muestra más de la experiencia religiosa del hagiógrafo, ya que las murallas de Jericó en la toma de Josué estaban constituidas por adobes y cañas y eran bastante rudimentarias. Las murallas originales de piedra habían sido derribadas varios años antes en otro enfrentamiento tribal.

JERUSALÉN: Del hebreo = cimientos, ciudad de paz. La raíz hebrea YARAH (directiva) lo es tanto de Jeru -, como de Torah. Ciudad que está en el centro político y religioso de la Historia del AT y del NT, en los tiempos buenos y en los momentos difíciles. Se la llama también (Monte de) SIÓN, Salem (fue su nombre original SALEM = CHALEM, cuando su sacerdote era Melquisedec en tiempos de Abraham), Ciudad de David, Ciudad de Dios, Ciudad Santa, Ariel (Is 29, 1s.8). Recibe, además, los títulos de novia (en cuanto amada por Dios, alegre y festiva), madre (de sus habitantes), viuda (triste por la muerte de sus ciudadanos), prostituta (infiel). El NT habla de una redención de Jerusalén y de una Jerusalén NUEVA, definitiva - símbolo de la ciudad de Dios purificada de tanto mal. Originalmente fue una ciudad jebusea convertida por David en capital de su reino. Por los profetas fue designada capital del reino mesiánico y, figuradamente, madre de los cristianos y esposa de Cristo (Jerusalén celestial). Ver MUJER.

JESUCRISTO: Término acuñado por los apóstoles tras la resurrección de Jesús, como abreviatura y unión de las dos entidades de Jesús de Nazaret = Jesús (hombre) + Cristo (ungido, Mesías).

JESÚS: En arameo YSHUA (yod.shin.vav.ayin). En hebreo YHOSHUA (YHWH YSHA = ÉL es Salvador) Nombre del hijo de María y de José, reconocido por la comunidad cristiana como Hijo de Dios, o CRISTO, SEÑOR y SALVADOR, centro de la historia y de la Biblia. El nombre que los cristianos invocan en todas partes (1 Cor 1, 2). Este nombre tiene dos formas en el AT: Jesús (ECLESIÁSTICO) y Josué. Ver HISTORIA DEL NT. AMEN. BAUTISMO. SIERVO. CORDERO. YO SOY. IMAGEN. PRIMOGÉNITO. REINO DE DIOS. ROCA. VERBO.

JOB: El libro cuenta la historia del santo Job, para enfrentar, principalmente, el tema de la religión mercantilista, según la cual Dios recompensaría el bien con el bien y el mal con el mal. La verdadera religión es un misterio de gracia y gratuidad. El hombre se entrega libre y gratuitamente a Dios y Dios se entrega gratuitamente al hombre, lo ama y le ayuda a alcanzar su felicidad. También están subrayados los temas del mal, el sufrimiento del justo, la paciencia. Ver HABACUC como Job se han atrevido a pedir cuentas a Dios. Se trata de un personaje probablemente legendario (jeque oriental no judío, modelo de virtudes) que da lugar a una novela didáctica incluida en la Biblia para resaltar el poder de Dios y las virtudes que a Él le son agradables.

JOEL: El texto más conocido de este profeta, del que no se sabe en que tiempo vivió, es el citado por los Hch 2, 17-21, que le ha merecido el título del profeta pentecostal (Joel 3, 1-5). Una invasión de langostas es vista por el profeta como el juicio de Dios que promete a su pueblo, tras penitencia y ayunos, nueva lozanía en sus campos.

JONÁS: Aunque esté en la Biblia como libro profético, es más un libro sapiencial, que ilustra el tema de la misericordia de Dios con la humanidad y quiere que se convierta para alcanzar la vida (4, 2). La obra apareció en una época posterior al exilio cuando el pueblo se estaba cerrando en un nacionalismo exagerado y exclusivista (Esd 4, 1-3; Neh 13, 3). El libro de Jonás dice que Dios no conoce fronteras. Los evangelios toman la figura de Jonás como signo de conversión y de la Pascua de Jesús (Mt 12, 40).

JORDÁN: Del hebreo = descendiente. Río interior de Palestina que va desde Hasbany hasta el Mar Muerto, atravesando el mar de Galilea. Su Longitud total es de 320 Km. (en línea recta 215 Km.). Ver GEOGRAFÍA DE PALESTINA.

JOSÉ: Del hebreo = adición. Cuando no se refiere a una persona con este nombre, designa la CASA de José, es decir, las tribus de Efraín y Manasés; o, por extensión, a todas las tribus del centro y del norte. Hasta puede referirse a todo el pueblo israelita (Sal 80, 2). También es el padre putativo de Jesús, por esposo de María, descendiente de la casa de David, por lo que con él se cumple la profecía relativa al Mesías.

JOSUÉ: Es hijo de Núm y sucede a Moisés (Dt 34, 9). Aparece en la Biblia conquistando la Tierra prometida para Israel y prefigurando a Jesús. La Carta a los Hebreos lo da a entender (Heb 4). El libro de Josué fue escrito durante el destierro babilónico (588-538 a. C.) y relata los hechos ocurridos entre los años 1230 y 1200 a. C. sobre la conquista y la repartición de las tierras de Canaán. El libro más que una crónica es una interpretación de los acontecimientos para hacer de la conquista de la tierra prometida un hecho épico. El personaje principal es la Tierra Prometida.

JUAN, APÓSTOL Y EVANGELISTA: Juan (hebreo = Yahweh es misericordioso). Es uno de los Doce, muy activo en el grupo y al que el Señor le confió gran número de tareas y secretos. Hijo de Zebedeo, pescador de Betsaida (Mc 1, 20), y de Salomé, una de las mujeres que estuvieron al servicio de Jesús y de los apóstoles (Lc 8, 3; 23, 55). Educado, como su hermano Santiago, en la secta de los zelotes y discípulo de Juan el Bautista. Tomó parte en el Concilio de Jerusalén (Gál 2, 9) y, tras una larga vida, fue desterrado a la isla de Patmos en tiempos de Domiciano (Ap 1). Escribió un Evangelio, que redactó y completó en muchos años, sobre la manifestación de Dios en la persona de Jesús, su Hijo, cuyo signo de gloria fue su muerte en la cruz. Escribió igualmente tres cartas, siendo la primera como un complemento de su evangelio, así como el libro del Apocalípsis. Ver HISTORIA DEL NUEVO TESTAMENTO.

JUAN BAUTISTA: Juan (hebreo = Yahweh es misericordioso). Hijo de Zacarías e Isabel, la prima de María (Lc 1, 5-25 y par). Nazareo de nacimiento que tiene como misión predicar la penitencia. Su misma existencia es un modelo de austeridad (Jue 13, 3; Mc 1, 6). Él caminará con el espíritu y el poder de Elías (2 R 2, 11). El ministerio de Juan está unido indisolublemente al de Jesús. Él prepara los caminos de Cristo (Mt 3, 11 par). Es el último profeta del AT y el primer profetizado que sirve de puente entre la antigua y la nueva Alianza. Cristo lo denomina resurrección de Elías, como precursor de la venida del MESÍAS.

JUBILEO: En hebreo, Nobel es el toque de una trompeta hecha con cuerno de carnero. Año quincuagésimo, el primero después de las siete semanas de siete años. En él la tierra debe descansar, las posesiones vuelven a su primer dueño y los que por deudas hubieran perdido su libertad la recuperarían. Cada 50 años, a este toque se celebraba con alegría un año santo, en el que se recordaban de manera especial a los oprimidos: esclavos, deudores, pobres. Ver FIESTA.

JUDÁ / JUDEA: En la tradición israelita, Judá es hijo de Jacob / Israel. Es decir, la tribu de Judá se considera como parte del pueblo israelita. Esta tribu fue siendo cada vez más importante. Después de la muerte de Salomón, cuando las tribus del centro y del norte proclamaron su independencia, Judá quedó con el nombre de Reino del Sur. Después del destierro, ya en tiempos de la dominación helenística, la región fue llamada Judea, nombre que conservará en tiempos de NT. Ver HISTORIA DEL AT. GEOGRAFÍA DE PALESTINA.

JUDAICO / JUDAÍSMO: Ver JUDÍO.

JUDAS TADEO: Apóstol, hermano de Santiago y pariente de Jesús. Escribió una carta a fines del siglo I con la idea de que la Iglesia mantuviera íntegra la fe de los apóstoles. De ninguna manera hay que permitir que la fe se debilite.

JUDAS ISCARIOTE: Uno de los 12 elegido por Cristo y el que le traicionó. Poco se dice en el NT sobre la razón de su traición, pero puede deducirse que sus razones están en la frustración de las expectativas que Jesús había generado en todo el grupo, mediante las cuales ellos pensaban estar siguiendo a un libertador político del yugo romano. La decisión para la traición parece provenir de la fuerte controversia surgida entre Judas y el propio Jesús en Betania a raíz de la unción de Cristo por María (la hermana de Lázaro) y, posiblemente, por alguna diferencia surgida con la administración de los bienes del grupo, de la que era encargado el propio Judas.

JUDÍO: Después del destierro, nombre dado a un miembro de la comunidad israelita establecida en la región que correspondía, más o menos, al antiguo Reino de Judá. Pero los seguidores de la fe israelita se extendieron también por otras partes del mundo; también fueron llamados judíos. En el NT los judíos, aquí y allí, fueron tratados con expresiones duras. Debemos comprender esta actitud como fruto de las polémicas de la época. Hoy el espíritu es otro. Recordamos con cariño que Jesús, María y los APÓSTOLES fueron buenos judíos; que la fe del pueblo israelita es la raíz santa de la comunidad cristiana (Rom 11); que la salvación viene de los judíos (Jn 4, 22). Ver HISTORIA DEL AT Y NT. CIRCUNCISIÓN.

JUDITH: Es la heroína del libro que lleva su nombre. Mujer valiente que defiende a un pueblo esclavizado (8-9), cuya hermosura y astucia simbolizan la fe que no anula los medios políticos para luchar y eliminar los dispositivos centrales que ordenan la represión (120-13). El libro fue escrito en Palestina al tiempo que la sublevación de los macabeos llegaba a su término, año 50 a. C. Es un mensaje del autor y no una biografía.

JUECES: En hebreo, juzgar significa decir la última palabra, mandar. De ahí también el sentido de hacer justicia, condenar y, por lo mismo, salvar (1 S 24, 16b; 2 S 18, 19.31). Juzgar es devolverle a la comunidad la PAZ, el bienestar que le fue quitado; también de manera permanente, gobernar. El libro de los Jueces se podría llamar libro de los libertadores (ver Jue 2, 16; 3, 9). Ver JUICIO. Históricamente es un período del pueblo hebreo situado entre la llegada a Canaán (primeros asentamientos) y la institución de la monarquía. Se trata de un período crítico para la formación del pueblo, debido a la disgregación y rivalidad entre las propias tribus hebreas y las constantes luchas con las tribus residentes en la zona. Los jueces son personajes carismáticos que sirven de unión a las tribus hebreas en un momento delicado. Su función no es la de juzgar en el sentido jurídico occidental (emitir sentencia), sino la de solucionar problemas de convivencia y existencia entre las propias tribus y de éstas con las ya residentes.

JUICIO: A los israelitas les gustaba ver la historia humana como un gran juicio: Dios es el justo Juez, que defiende al pobre y al oprimido y condena al impío, al opresor - persona o comunidad. El NT muestra que el juicio definitivo está íntimamente unido a la persona de Jesucristo: su VENIDA es ya un juicio del mundo; un día vendrá para consumar la historia en el gran juicio del DÍA DEL SEÑOR. Atención especial merece el Evangelio según San Juan, redactado todo en una línea de proceso - con testigos, acusaciones, debates y sentencias. El reo parece ser Jesús; en verdad, el mundo es el que está siendo juzgado. Ver JUECES.

JURAMENTO: Poner a Dios por testigo de una afirmación o promesa. Para los hebreos era más válido que la firma de nuestros contratos. Cristo lo prohibe expresamente, ya que procede de la mutua desconfianza entre los hombres.

JUSTICIA: Acción por la cual cada uno recibe lo que debe recibir atendiendo a sus obras. Dios la ofrece en función de la bondad, sabiduría o misericordia de cada cual. Dios es el depositario de la última Justicia y ella impera en el Reino de Dios. No hay que confundirla con la justicia humana (retributiba), compuesta por códigos y sanciones elaborados a partir del interés de la clase o grupo dominante e inspirada en la violencia del hombre contra el hombre. Esta justicia humana es injusta por desigual, ya que su trato no es equitativo para todos los seres y su acceso es deficitario para los humildes con respecto a los poderosos. La Justicia de Dios no utiliza los mismos parámetros, atiende realmente las necesidades de cada cual, y no sólo sus atribuciones inmediatas. El ejemplo más claro lo encontramos en la parábola de los obreros de la viña (Mt. 20, 1-16), donde encontramos la justicia del Reino de Dios atendiendo las necesidades completas de los hombres considerando también sus circunstancias, no sólo los hechos últimos.

JUSTIFICAR: Hacer justo algo o a alguien. Dios justifica a los hombres por sus obras de justicia. Cristo con su pasión justifica a los hombres. Por parte de los hombres, además de las obras de la ley, es necesaria la fe para recibir la justificación.

JUSTO: Para nosotros es la persona imparcial, que trata a cada uno como merece. El AT conoce este uso: habla del Dios justo, que defiende el derecho y la justicia. Pero el adjetivo justo asume distintos matices, según la mentalidad de quien escribe; como hoy: buen cristiano para unos quiere decir una cosa, para otros otra. Justo es quien vive fiel a la comunidad, de manera saludable para ella; quien manifiesta su fe en Dios (Gén 7, 1); en los ambientes sacerdotales quiere decir: quien observaba la LEY en todos sus detalles. Para Jesús, es justo el que busca el REINO DE DIOS y su justicia (Mt 6,33): quien, siguiendo a Jesús, ayuda a construir una sociedad en donde se vive como Dios quiere. San Pablo recuerda que esto es gracia, no sólo fruto de nuestro esfuerzo (Gál 2, 16). El Dios justo es siempre el Dios bueno, misericordioso, que ofrece su justicia a todos los hombres.

 

A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z

 

Ir al Indice 

        

 

 

Si esta Página ha sido de su agrado

por favor entre aquí y

Recomiéndela


 

El Administrador de este Sitio tiene algo que decirte, escúchalo en su Album "Mis Charlas en el Chat Católico Omega Voz". Escúchalo y si te gusta algún mensaje, descárgalo y compártelo. Para ir y escucharlo presiona aquí

 

VISITE NUESTRO CHAT CATOLICO "OMEGA VOZ", CHAT DE TEXTO Y AUDIO

 

Ir a Chat Omega Voz

  

 

 

 

 

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | La Biblia | ConocerLibrosVideos | Chat | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Radio |



 

Presione g+1 para recomendar esta página