La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Este buscador esta basado en la Biblia Catolica version de Jerusalen. Aqui puede encontrar todos los textos biblicos que tengan relacion con la palabra o frase que usted esta buscando. Tan solo debe anotar en la ventana del buscador esa palabra o frase, seleccionar la seccion de la Biblia donde desea buscar y presionar buscar.
Hebreos

HEB  4: 1 
Temamos, pues; no sea que, permaneciendo an en vigor la promesa de entrar en su descanso, alguno de vosotros parezca llegar rezagado.
HEB  4: 2 
Tambin nosotros hemos recibido una buena nueva, lo mismo que ellos. Pero la palabra que oyeron no aprovech nada a aquellos que no estaban unidos por la fe a los que escucharon.
HEB  4: 3 
De hecho, hemos entrado en el descanso los que hemos credo, segn est dicho: Por eso jur en mi clera: No entrarn en mi descanso! Y eso que las obras de Dios estaban terminadas desde la creacin del mundo,
HEB  4: 4 
pues en algn lugar dice acerca del da sptimo: Y descans Dios el da sptimo de todas sus obras.
HEB  4: 5 
Y tambin en el pasaje citado: No entrarn en mi descanso!
HEB  4: 6 
Por tanto, quedando en claro que algunos han de entrar en l, y que los primeros en recibir la buena nueva no entraron a causa de su desobediencia,
HEB  4: 7 
vuelve a sealar un da, hoy, diciendo por David al cabo de tanto tiempo, como queda dicho: Si os hoy su voz, no endurezcis vuestros corazones...
HEB  4: 8 
Porque si Josu les hubiera proporcionado el descanso, no habra hablado Dios ms tarde, de otro da.
HEB  4: 9 
Por tanto es claro que queda un descanso sabtico para el pueblo de Dios.
HEB  4: 10 
Pues quien entra en su descanso, tambin l descansa de sus trabajos, al igual que Dios de los suyos.
HEB  4: 11 
Esforcmonos, pues, por entrar en ese descanso, para que nadie caiga imitando aquella desobediencia.
HEB  4: 12 
Ciertamente, es viva la Palabra de Dios y eficaz, y ms cortante que espada alguna de dos filos. Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espritu, hasta las junturas y mdulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazn.
HEB  4: 13 
No hay para ella criatura invisible: todo est desnudo y patente a los ojos de Aquel a quien hemos de dar cuenta.
HEB  4: 14 
Teniendo, pues, tal Sumo Sacerdote que penetr los cielos - Jess, el Hijo de Dios - mantengamos firmes la fe que profesamos.
HEB  4: 15 
Pues no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino probado en todo igual que nosotros, excepto en el pecado.
HEB  4: 16 
Acerqumonos, por tanto, confiadamente al trono de gracia, a fin de alcanzar misericordia y hallar gracia para una ayuda oportuna.


    MOSTRANDO 1 - 16  de  16

Seleccionar: Captulo:
Palabra: Mostrar:
Tamao de Letra:

| Inicio | Im�genes | Diversi�n | Temas | M�sica | Oraciones | CancioneroSalvapantallas | Preguntas Cat�licas | Directorio | Twitter | La Biblia | Barra | Catequistas |     M�s M�sica | Conocer |     Libros | Radios Cat�licasVideos | Postales | Chat | Messenger | Email | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisi�n | Blogs | Radio | Noticias |