Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Deuteronomio



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


DEU  7: 1 
Cuando Yahveh tu Dios te haya introducido en la tierra a la que vas a entrar para tomarla en posesin, y haya arrojado delante de ti a naciones numerosas: hititas, guirgasitas, amorreos, cananeos, perizitas, jivitas y jebuseos, siete naciones ms numerosas y fuertes que t,
DEU  7: 2 
cuando Yahveh tu Dios te las entregue y las derrotes, las consagrars al anatema. No hars alianza con ellas, no les tendrs compasin.
DEU  7: 3 
No emparentars con ellas, no dars tu hija a su hijo ni tomars su hija para tu hijo.
DEU  7: 4 
Porque tu hijo se apartara de mi seguimiento, servira o otros dioses; y a la ira de Yahveh se encendera contra vosotros y se apresurara a destruiros.
DEU  7: 5 
Por el contrario, esto es lo que haris con ellos: demoleris sus altares, romperis sus estelas, cortaris sus cipos y prenderis fuego a sus dolos.
DEU  7: 6 
Porque t eres un pueblo consagrado a Yahveh tu Dios; l te ha elegido a ti para que seas el pueblo de su propiedad personal entre todos los pueblos que hay sobre la haz de la tierra.
DEU  7: 7 
No porque seis el ms numeroso de todos los pueblos se ha prendado Yahveh de vosotros y os ha elegido, pues sois el menos numeroso de todos los pueblos;
DEU  7: 8 
sino por el amor que os tiene y por guardar el juramento hecho a vuestros padres, por eso os ha sacado Yahveh con mano fuerte y os ha librado de la casa de servidumbre, del poder de Faran, rey de Egipto.
DEU  7: 9 
Has de saber, pues, que Yahveh tu Dios es el Dios verdadero, el Dios verdadero, el Dios fiel que guarda la alianza y el amor por mil generaciones a los que le aman y guardan sus mandamientos,
DEU  7: 10 
pero que da su merecido en su propia persona a quien le odia, destruyndole. No es remiso con quien le odia: en su propia persona le da su merecido.
DEU  7: 11 
Guarda, pues, los mandamientos, preceptos y normas que yo te mando hoy poner en prctica.
DEU  7: 12 
Y por haber escuchado estas normas, por haberlas guardado y practicado, Yahveh tu Dios te mantendr la alianza y el amor que bajo juramento prometi a tus padres.
DEU  7: 13 
Te amar, te bendecir, te multiplicar, bendecir el fruto de tu seno y el fruto de tu suelo, tu trigo, tu mosto, tu aceite, las cras de tus vacas y las camadas de tus rebaos, en el suelo que a tus padres jur que te dara.
DEU  7: 14 
Sers bendito ms que todos los pueblos. No habr macho ni hembra estril en ti ni en tus rebaos.
DEU  7: 15 
Yahveh apartar de ti toda enfermedad; no dejar caer sobre ti ninguna de esas malignas epidemias de Egipto que t conoces, sino que se las enviar a todos los que te odian.
DEU  7: 16 
Destruirs, pues, todos esos pueblos que Yahveh tu Dios te entrega, sin que tu ojo tenga piedad de ellos; y no dars culto a sus dioses, porque eso sera un lazo para ti.
DEU  7: 17 
Acaso digas en tu corazn: Esas naciones son ms numerosas que yo; cmo voy a poder desalojarlas?
DEU  7: 18 
Pero no las temas: acurdate bien de lo que Yahveh tu Dios hizo con Faran y con todo Egipto,
DEU  7: 19 
de las grandes pruebas que tus ojos vieron, las seales y prodigios, la mano fuerte y el tenso brazo con que Yahveh tu Dios te sac. Lo mismo har Yahveh tu Dios con todos los pueblos a los que temes.
DEU  7: 20 
Yahveh tu Dios enviar incluso avispas contra ellos para destruir a los que hubieren quedado y se te hubieren ocultado a ti.
DEU  7: 21 
As que no tiembles ante ellos, porque en medio de ti est Yahveh tu Dios, Dios grande y temible.
DEU  7: 22 
Yahveh tu Dios ir arrojando a esas naciones de delante de ti poco a poco; no podrs exterminarlas de golpe, no sea que las bestias salvajes se multipliquen contra ti,
DEU  7: 23 
sino que Yahveh tu Dios te las entregar y les infligir grandes descalabros hasta que queden destruidas.
DEU  7: 24 
Entregar a sus reyes en tu mano y t borrars sus nombres de debajo del cielo: nadie podr resistir ante ti, hasta que los hayas destruido.
DEU  7: 25 
Quemaris las esculturas de sus dioses, y no codiciars el oro y la plata que los recubren, ni lo tomars para ti, no sea que por ello caigas en un lazo, pues es una cosa abominable para Yahveh tu Dios;
DEU  7: 26 
y no debes meter en tu casa una cosa abominable, pues te haras anatema como ella. Las tendrs por cosa horrenda y abominable, porque son anatema.



    MOSTRANDO 1 - 26  de  26

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |