Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Lucas



Busca más en nuestros Sitios Católicos


LUC  4: 1 
Jess, lleno de Espritu Santo, se volvi del Jordn, y era conducido por el Espritu en el desierto,
LUC  4: 2 
durante cuarenta das, tentado por el diablo. No comi nada en aquellos das y, al cabo de ellos, sinti hambre.
LUC  4: 3 
Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan.
LUC  4: 4 
Jess le respondi: Esta escrito: No slo de pan vive el hombre.
LUC  4: 5 
Llevndole a una altura le mostr en un instante todos los reinos de la tierra;
LUC  4: 6 
y le dijo el diablo: Te dar todo el poder y la gloria de estos reinos, porque a m me ha sido entregada, y se la doy a quien quiero.
LUC  4: 7 
Si, pues, me adoras, toda ser tuya.
LUC  4: 8 
Jess le respondi: Esta escrito: Adorars al Seor tu Dios y slo a l dars culto.
LUC  4: 9 
Le llev a Jerusaln, y le puso sobre el alero del Templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, trate de aqu abajo;
LUC  4: 10 
porque est escrito: A sus ngeles te encomendar para que te guarden.
LUC  4: 11 
Y: En sus manos te llevarn para que no tropiece tu pie en piedra alguna.
LUC  4: 12 
Jess le respondi: Est dicho: No tentars al Seor tu Dios.
LUC  4: 13 
Acabada toda tentacin, el diablo se alej de l hasta un tiempo oportuno.
LUC  4: 14 
Jess volvi a Galilea por la fuerza del Espritu, y su fama se extendi por toda la regin.
LUC  4: 15 
El iba enseando en sus sinagogas, alabado por todos.
LUC  4: 16 
Vino a Nazar, donde se haba criado y, segn su costumbre, entr en la sinagoga el da de sbado, y se levant para hacer la lectura.
LUC  4: 17 
Le entregaron el volumen del profeta Isaas y desenrollando el volumen, hall el pasaje donde estaba escrito:
LUC  4: 18 
El Espritu del Seor sobre m, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberacin a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos
LUC  4: 19 
y proclamar un ao de gracia del Seor.
LUC  4: 20 
Enrollando el volumen lo devolvi al ministro, y se sent. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en l.
LUC  4: 21 
Comenz, pues, a decirles: Esta Escritura, que acabis de or, se ha cumplido hoy.
LUC  4: 22 
Y todos daban testimonio de l y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salan de su boca. Y decan: No es ste el hijo de Jos?
LUC  4: 23 
El les dijo: Seguramente me vais a decir el refrn: Mdico, crate a ti mismo. Todo lo que hemos odo que ha sucedido en Cafarnam, hazlo tambin aqu en tu patria.
LUC  4: 24 
Y aadi: En verdad os digo que ningn profeta es bien recibido en su patria.
LUC  4: 25 
Os digo de verdad: Muchas viudas haba en Israel en los das de Elas, cuando se cerr el cielo por tres aos y seis meses, y hubo gran hambre en todo el pas;
LUC  4: 26 
y a ninguna de ellas fue enviado Elas, sino a una mujer viuda de Sarepta de Sidn.
LUC  4: 27 
Y muchos leprosos haba en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue purificado sino Naamn, el sirio.
LUC  4: 28 
Oyendo estas cosas, todos los de la sinagoga se llenaron de ira;
LUC  4: 29 
y, levantndose, le arrojaron fuera de la ciudad, y le llevaron a una altura escarpada del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despearle.
LUC  4: 30 
Pero l, pasando por medio de ellos, se march.
LUC  4: 31 
Baj a Cafarnam, ciudad de Galilea, y los sbados les enseaba.
LUC  4: 32 
Quedaban asombrados de su doctrina, porque hablaba con autoridad.
LUC  4: 33 
Haba en la sinagoga un hombre que tena el espritu de un demonio inmundo, y se puso a gritar a grandes voces:
LUC  4: 34 
Ah! Qu tenemos nosotros contigo, Jess de Nazaret? Has venido a destruirnos? S quin eres t: el Santo de Dios.
LUC  4: 35 
Jess entonces le conmin diciendo: Cllate, y sal de l. Y el demonio, arrojndole en medio, sali de l sin hacerle ningn dao.
LUC  4: 36 
Quedaron todos pasmados, y se decan unos a otros: Qu palabra sta! Manda con autoridad y poder a los espritus inmundos y salen.
LUC  4: 37 
Y su fama se extendi por todos los lugares de la regin.
LUC  4: 38 
Saliendo de la sinagoga, entr en la casa de Simn. La suegra de Simn estaba con mucha fiebre, y le rogaron por ella.
LUC  4: 39 
Inclinndose sobre ella, conmin a la fiebre, y la fiebre la dej; ella, levantndose al punto, se puso a servirles.
LUC  4: 40 
A la puesta del sol, todos cuantos tenan enfermos de diversas dolencias se los llevaban; y, poniendo l las manos sobre cada uno de ellos, los curaba.
LUC  4: 41 
Salan tambin demonios de muchos, gritando y diciendo: T eres el Hijo de Dios. Pero l, conminaba y no les permita hablar, porque saban que l era el Cristo.
LUC  4: 42 
Al hacerse de da, sali y se fue a un lugar solitario. La gente le andaba buscando y, llegando donde l, trataban de retenerle para que no les dejara.
LUC  4: 43 
Pero l les dijo: Tambin a otras ciudades tengo que anunciar la Buena Nueva del Reino de Dios, porque a esto he sido enviado.
LUC  4: 44 
E iba predicando por las sinagogas de Judea.


    MOSTRANDO 1 - 44  de  44

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |