Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Marcos

MAR  1: 1 
Comienzo del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.
MAR  1: 2 
Conforme est escrito en Isaas el profeta: Mira, envo mi mensajero delante de ti, el que ha de preparar tu camino.
MAR  1: 3 
Voz del que clama en el desierto:Preparad el camino del Seor, enderezad sus sendas,
MAR  1: 4 
apareci Juan bautizando en el desierto, proclamando un bautismo de conversin para perdn de los pecados.
MAR  1: 5 
Acuda a l gente de toda la regin de Judea y todos los de Jerusaln, y eran bautizados por l en el ro Jordn, confesando sus pecados.
MAR  1: 6 
Juan llevaba un vestido de pie de camello; y se alimentaba de langostas y miel silvestre.
MAR  1: 7 
Y proclamaba: Detrs de m viene el que es ms fuerte que yo; y no soy digno de desatarle, inclinndome, la correa de sus sandalias.
MAR  1: 8 
Yo os he bautizado con agua, pero l os bautizar con Espritu Santo.
MAR  1: 9 
Y sucedi que por aquellos das vino Jess desde Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordn.
MAR  1: 10 
En cuanto sali del agua vio que los cielos se rasgaban y que el Espritu, en forma de paloma, bajaba a l.
MAR  1: 11 
Y se oy una voz que vena de los cielos: T eres mi Hijo amado, en ti me complazco.
MAR  1: 12 
A continuacin, el Espritu le empuja al desierto,
MAR  1: 13 
y permaneci en el desierto cuarenta das, siendo tentado por Satans. Estaba entre los animales del campo y los ngeles le servan.
MAR  1: 14 
Despus que Juan fue entregado, march Jess a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios:
MAR  1: 15 
El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios est cerca; convertos y creed en la Buena Nueva.
MAR  1: 16 
Bordeando el mar de Galilea, vio a Simn y Andrs, el hermano de Simn, largando las redes en el mar, pues eran pescadores.
MAR  1: 17 
Jess les dijo: Venid conmigo, y os har llegar a ser pescadores de hombres.
MAR  1: 18 
Al instante, dejando las redes, le siguieron.
MAR  1: 19 
Caminando un poco ms adelante, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan; estaban tambin en la barca arreglando las redes;
MAR  1: 20 
y al instante los llam. Y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron tras l.
MAR  1: 21 
Llegan a Cafarnam. Al llegar el sbado entr en la sinagoga y se puso a ensear.
MAR  1: 22 
Y quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.
MAR  1: 23 
Haba precisamente en su sinagoga un hombre posedo por un espritu inmundo, que se puso a gritar:
MAR  1: 24 
Qu tenemos nosotros contigo, Jess de Nazaret? Has venido a destruirnos? S quin eres t: el Santo de Dios.
MAR  1: 25 
Jess, entonces, le conmin diciendo: Cllate y sal de l.
MAR  1: 26 
Y agitndole violentamente el espritu inmundo, dio un fuerte grito y sali de l.
MAR  1: 27 
Todos quedaron pasmados de tal manera que se preguntaban unos a otros: Qu es esto? Una doctrina nueva, expuesta con autoridad! Manda hasta a los espritus inmundos y le obedecen.
MAR  1: 28 
Bien pronto su fama se extendi por todas partes, en toda la regin de Galilea.
MAR  1: 29 
Cuando sali de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simn y Andrs.
MAR  1: 30 
La suegra de Simn estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella.
MAR  1: 31 
Se acerc y, tomndola de la mano, la levant. La fiebre la dej y ella se puso a servirles.
MAR  1: 32 
Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados;
MAR  1: 33 
la ciudad entera estaba agolpada a la puerta.
MAR  1: 34 
Jess cur a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expuls muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocan.
MAR  1: 35 
De madrugada, cuando todava estaba muy oscuro, se levant, sali y fue a un lugar solitario y all se puso a hacer oracin.
MAR  1: 36 
Simn y sus compaeros fueron en su busca;
MAR  1: 37 
al encontrarle, le dicen: Todos te buscan.
MAR  1: 38 
El les dice: Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que tambin all predique; pues para eso he salido.
MAR  1: 39 
Y recorri toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios.
MAR  1: 40 
Se le acerca un leproso suplicndole y, puesto de rodillas, le dice: Si quieres, puedes limpiarme.
MAR  1: 41 
Compadecido de l, extendi su mano, le toc y le dijo: Quiero; queda limpio.
MAR  1: 42 
Y al instante, le desapareci la lepra y qued limpio.
MAR  1: 43 
Le despidi al instante prohibindole severamente:
MAR  1: 44 
Mira, no digas nada a nadie, sino vete, mustrate al sacerdote y haz por tu purificacin la ofrenda que prescribi Moiss para que les sirva de testimonio.
MAR  1: 45 
Pero l, as que se fue, se puso a pregonar con entusiasmo y a divulgar la noticia, de modo que ya no poda Jess presentarse en pblico en ninguna ciudad, sino que se quedaba a las afueras, en lugares solitarios. Y acudan a l de todas partes.


    MOSTRANDO 1 - 45  de  45

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |