Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Eclesiastico



Busca más en nuestros Sitios Católicos


ECL  5: 1 
Hijo, no prives al pobre del sustento, ni dejes en suspenso los ojos suplicantes.
ECL  5: 2 
No entristezcas al que tiene hambre, no exasperes al hombre en su indigencia.
ECL  5: 3 
No te ensaes con el corazn exasperado, no hagas esperar la ddiva al mendigo.
ECL  5: 4 
No rechaces al suplicante atribulado, ni apartes tu rostro del pobre.
ECL  5: 5 
No apartes del mendigo tus ojos, ni des a nadie ocasin de maldecirte.
ECL  5: 6 
Pues si maldice en la amargura de su alma, su Hacedor escuchar su imprecacin.
ECL  5: 7 
Hazte querer de la asamblea, ante un grande baja tu cabeza.
ECL  5: 8 
Inclina al pobre tus odos, responde a su saludo de paz con dulzura.
ECL  5: 9 
Arranca al oprimido de manos del opresor, y a la hora de juzgar no seas pusilnime.
ECL  5: 10 
S para los hurfanos un padre, haz con su madre lo que hizo su marido.Y sers como un hijo del Altsimo; l te amar ms que tu madre.
ECL  5: 11 
La sabidura a sus hijos exalta, y cuida de los que la buscan.
ECL  5: 12 
El que la ama, ama la vida, los que en su busca madrugan sern colmados de contento.
ECL  5: 13 
El que la posee tendr gloria en herencia, dondequiera que l entre, le bendecir el Seor.
ECL  5: 14 
Los que la sirven, rinden culto al Santo, a los que la aman, los ama el Seor.
ECL  5: 15 
El que la escucha, juzgar a las naciones, el que la sigue, su tienda montar en seguro.
ECL  5: 16 
Si se confa a ella, la poseer en herencia, y su posteridad seguir poseyndola.
ECL  5: 17 
Pues, al principio, le llevar por recovecos, miedo y pavor har caer sobre l, con su disciplina le atormentar hasta que tenga confianza en su alma y le pondr a prueba con sus preceptos,
ECL  5: 18 
mas luego le volver al camino recto, le regocijar y le revelar sus secretos.
ECL  5: 19 
Que si l se descarra, le abandonar, y le dejar a merced de su propia cada.
ECL  5: 20 
Ten en cuenta el momento y gurdate del mal, no te avergences de ti mismo.
ECL  5: 21 
Porque hay una vergenza que conduce al pecado, y otra vergenza hay que es gloria y gracia.
ECL  5: 22 
No tengas miramientos en contra de ti mismo, y no mudes de color por tu cada.
ECL  5: 23 
No contengas la palabra cuando pueda salvar, y no escondas tu sabidura.
ECL  5: 24 
Que la sabidura se da a conocer en la palabra, y la educacin en los discursos de la lengua.
ECL  5: 25 
A la verdad no contradigas, mas ruborzate de no estar educado.
ECL  5: 26 
No te avergences de confesar tus pecados, no te opongas a la corriente del ro.
ECL  5: 27 
No te aplanes ante el hombre insensato, ni tengas miramiento al poderoso.
ECL  5: 28 
Hasta la muerte por la verdad combate, y el Seor Dios pelear por ti.
ECL  5: 29 
No seas atrevido con tu lengua, ni perezoso y negligente en tus obras.
ECL  5: 30 
No seas un len en tu casa y un corbade entre tus servidores.
ECL  5: 31 
No sea tu mano abierta para recibir, y cerrada para dar.


    MOSTRANDO 1 - 31  de  31

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |