Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Jeremias



Busca más en nuestros Sitios Católicos


JER  38: 1 
Oyeron Sefatas, hijo de Mattn, Guedalas, hijo de Pasjur, hijo de Malkiyas, las palabras que Jeremas hablaba a todo el pueblo:
JER  38: 2 
As dice Yahveh: Quien se quede en esta ciudad, morir de espada, de hambre y de peste, mas el que se entregue a los caldeos vivir, y eso saldr ganando.
JER  38: 3 
As dice Yahveh: Sin remisin ser entregada esta ciudad en mano de las tropas del rey de Babilonia, que la tomar.
JER  38: 4 
Y dijeron aquellos jefes al rey: Ea, hgase morir a ese hombre, porque con eso desmoraliza a los guerreros que quedan en esta ciudad y a toda la plebe, dicindoles tales cosas. Porque este hombre no procura en absoluto el bien del pueblo, sino su dao.
JER  38: 5 
Dijo el rey Sedecas: Ah le tenis en vuestras manos, pues nada podra el rey contra vosotros.
JER  38: 6 
Ellos se apoderaron de Jeremas, y lo echaron a la cisterna de Malkiyas, hijo del rey, que haba en el patio de la guardia, descolgando a Jeremas con sogas. En el pozo no haba agua, sino fango, y Jeremas se hundi en el fango.
JER  38: 7 
Pero Ebed Mlek el kusita - un eunuco de la casa del rey - oy que haban metido a Jeremas en la cisterna. El rey estaba sentado en la puerta de Benjamn.
JER  38: 8 
Sali Ebed Mlek de la casa del rey, y habl al rey en estos trminos:
JER  38: 9 
Oh mi seor el rey, est mal hecho todo cuanto esos hombres han hecho con el profeta Jeremas, arrojndole a la cisterna. Total lo mismo se iba a morir de hambre, pues no quedan ya vveres en la ciudad.
JER  38: 10 
Entonces orden el rey a Ebed Mlek el kusita: Toma t mismo de aqu treinta hombres, y subes al profeta Jeremas del pozo antes de que muera.
JER  38: 11 
Ebed Mlek tom consigo a los hombres y entrando en la casa del rey, al vestuario del tesoro, tom all deshechos de paos y telas, y con sogas los descolg por la cisterna hasta Jeremas.
JER  38: 12 
Dijo Ebed Mlek el kusita a Jeremas: Hala, ponte los deshechos de paos y telas entre los sobacos y las sogas. As lo hizo Jeremas,
JER  38: 13 
y halando a Jeremas con las sogas le subieron de la cisterna. Y Jeremas se qued en el patio de la guardia.
JER  38: 14 
Entonces el rey Sedecas mand traer al profeta Jeremas a la entrada tercera que haba en la Casa de Yahveh, y dijo el rey a Jeremas: Yo te pregunto una cosa: no me ocultes nada.
JER  38: 15 
Dijo Jeremas a Sedecas: Si te soy sincero, seguro que me matars; y aunque te aconseje, no me escuchars.
JER  38: 16 
El rey Sedecas jur a Jeremas en secreto: Por vida de Yahveh, y por la vida que nos ha dado, que no te har morir ni te entregar en manos de estos hombres que andan buscando tu muerte.
JER  38: 17 
Dijo Jeremas a Sedecas: As dice Yahveh, el Dios Sebaot, el Dios de Israel: Si sales a entregarte a los jefes del rey de Babilonia, vivirs t mismo y esta ciudad no ser incendiada: tanto t como los tuyos viviris.
JER  38: 18 
Pero si no te entregas a los jefes del rey de Babilonia, esta ciudad ser puesta en manos de los caldeos e incendiada, y t no escapars de sus manos.
JER  38: 19 
Dijo el rey Sedecas a Jeremas: Me preocupan los judos que se han pasado a los caldeos, no vaya a ser que me entreguen en sus manos, y stos hagan mofa de m.
JER  38: 20 
Pero replic Jeremas: No te entregarn. Ea!, oye la voz de Yahveh en esto que te digo, que te resultar bien y quedars con vida.
JER  38: 21 
Mas si rehusas a salir, esto es lo que me ha mostrado Yahveh.
JER  38: 22 
Mira que todas las mujeres que han permanecido en la casa del rey de Jud sern sacadas adonde los jefes del rey de Babilonia, e irn diciendo: Te empujaron y pudieron contigo aquellos con quienes te saludabas.Se hundieron en el lodo tus pies, hicironse atrs.
JER  38: 23 
Y a todas tus mujeres y tus hijos irn sacando adonde los caldeos, y t no escapars de ellos, sino que en manos del rey de Babilonia sers puesto, y esta ciudad ser incendiada.
JER  38: 24 
Entonces dijo Sedecas a Jeremas: Que nadie sepa nada de esto, y no morirs.
JER  38: 25 
Aunque se enteren los jefes de que he estado hablando contigo, y viniendo a ti te digan: Declranos qu has dicho al rey sin ocultrnoslo, y as no te mataremos, como tambin lo que el rey te ha hablado,
JER  38: 26 
t les dirs: He pedido al rey la gracia de que no se me devuelva a casa de Jonatn a morirme all.
JER  38: 27 
En efecto, vinieron todos los jefes a Jeremas, le interrogaron, y l les respondi conforme a lo que queda dicho que le haba mandado el rey: y ellos quedaron satisfechos, porque nada se saba de lo hablado.
JER  38: 28 
As qued Jeremas en el patio de la guardia, hasta el da en que fue tomada Jerusaln. Ahora bien, cuando fue tomada Jerusaln...


    MOSTRANDO 1 - 28  de  28

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |