Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Macabeos II



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


MA2  15: 1 
Supo Nicanor que los hombres de Judas se hallaban en la regin de Samara y decidi atacarlos sin riesgo en el da del descanso.
MA2  15: 2 
Los judos, que le acompaaban a la fuerza, le dijeron: No mates as de modo tan salvaje y brbaro; respeta y honra ms bien el da que con preferencia ha sido santificado por Aqul que todo lo ve.
MA2  15: 3 
Aquel hombre tres veces malvado pregunt si en el cielo haba un Soberano que hubiera prescrito celebrar el da del sbado.
MA2  15: 4 
Ellos le replicaron: Es el mismo Seor que vive como Soberano en el cielo el que mand observar el da sptimo.
MA2  15: 5 
Entonces el otro dijo: Tambin yo soy soberano en la tierra: el que ordena tomar las armas y prestar servicio al rey. Sin embargo no pudo realizar su malvado designio.
MA2  15: 6 
Nicanor, jactndose con altivez, deliberaba erigir un trofeo comn con los despojos de los hombres de Judas.
MA2  15: 7 
Macabeo, por su parte, mantena incesantemente su confianza, con la entera esperanza de recibir ayuda de parte del Seor,
MA2  15: 8 
y exhortaba a los que le acompaaban a no temer el ataque de los gentiles, teniendo presentes en la mente los auxilios que antes les haban venido del Cielo, y a esperar tambin entonces la victoria que les habra de venir de parte del Todopoderoso.
MA2  15: 9 
Les animaba citando la Ley y los Profetas, y les recordaba los combates que haban llevado a cabo; as les infunda mayor ardor.
MA2  15: 10 
Despus de haber levantado sus nimos, les puso adems de manifiesto la perfidia de los gentiles y la violacin de sus juramentos.
MA2  15: 11 
Arm a cada uno de ellos, no tanto con la seguridad de los escudos y las lanzas, como con la confianza de sus buenas palabras. Les refiri adems un sueo digno de crdito, una especie de visin, que alegr a todos.
MA2  15: 12 
Su visin fue tal como sigue: Onas, que haba sido sumo sacerdote, hombre bueno y bondadoso, afable, de suaves maneras, distinguido en su conversacin, preocupado desde la niez por la prctica de la virtud, suplicaba con las manos tendidas por toda la comunidad de los judos.
MA2  15: 13 
Luego se apareci tambin un hombre que se distingua por sus blancos cabellos y su dignidad, rodeado de admirable y majestuosa soberana.
MA2  15: 14 
Onas haba dicho: Este es el que ama a sus hermanos, el que ora mucho por su pueblo y por la ciudad santa, Jeremas, el profeta de Dios.
MA2  15: 15 
Jeremas, tendiendo su diestra, haba entregado a Judas una espada de oro, y al drsela haba pronunciado estas palabras:
MA2  15: 16 
Recibe, como regalo de parte de Dios, esta espada sagrada, con la que destrozars a los enemigos.
MA2  15: 17 
Animados por estas bellsimas palabras de Judas, capaces de estimular al valor y de robustecer las almas jvenes, decidieron no resguardarse en la defensa, sino lanzarse valerosamente a la ofensiva y que, en un cuerpo a cuerpo, la fortuna decidiera, porque peligraban la ciudad, la religin y el Templo.
MA2  15: 18 
En verdad que el cuidado por sus mujeres e hijos, por sus hermanos y parientes quedaba en segundo trmino; el primero y principal era por el Templo consagrado.
MA2  15: 19 
Igualmente para los que haban quedado en la ciudad no era menor la ansiedad, preocupados como estaban por el ataque en campo raso.
MA2  15: 20 
Todos aguardaban la decisin inmimente. Los enemigos se haban concentrado y el ejrcito se haba alineado en orden de batalla. Los elefantes se haban situado en lugar apropiado y la caballera estaba dispuesta en las alas.
MA2  15: 21 
Entonces Macabeo, al observar la presencia de las tropas, la variedad de las armas preparadas y el fiero aspecto de los elefantes, extendi las manos al cielo e invoc al Seor que hace prodigios, pues bien saba que, no por medio de las armas, sino segn su decisin, concede l la victoria a los que la merecen.
MA2  15: 22 
Deca su invocacin de la siguiente forma: T, Soberano, enviaste tu ngel a Ezequas, rey de Jud, que dio muerte a cerca de 185.000 hombres del ejrcito de Senaquerib;
MA2  15: 23 
ahora tambin, Seor de los cielos, enva un ngel bueno delante de nosotros para infundir el temor y el espanto.
MA2  15: 24 
Que el poder de tu brazo hiera a los que han venido blasfemando a atacar a tu pueblo santo! As termin sus palabras.
MA2  15: 25 
Mientras la gente de Nicanor avanzaba al son de trompetas y cantos de guerra,
MA2  15: 26 
los hombres de Judas entablaron combate con el enemigo entre invocaciones y plegarias.
MA2  15: 27 
Luchando con las manos, pero orando a Dios en su corazn, abatieron no menos de 35.000 hombres, regocijndose mucho por la manifestacin de Dios.
MA2  15: 28 
Al volver de su empresa, en gozoso retorno, reconocieron a Nicanor cado, con su armadura.
MA2  15: 29 
Entre clamores y tumulto, bendecan al Seor en su lengua patria.
MA2  15: 30 
Entonces, el que en primera fila se haba entregado, en cuerpo y alma, al bien de sus conciudadanos, el que haba guardado hacia sus compatriotas los buenos sentimientos de su juventud, mand cortar la cabeza de Nicanor y su brazo, hasta el hombro, y llevarlos a Jerusaln.
MA2  15: 31 
Llegado all convoc a sus compatriotas, puso a los sacerdotes ante el altar y mand buscar a los de la Ciudadela.
MA2  15: 32 
Les mostr la cabeza del abominable Nicanor y la mano que aquel infame haba tendido insolentemente hacia la santa Casa del Todopoderoso;
MA2  15: 33 
y despus de haber cortado la lengua del impo Nicanor, orden que se diera en trozos a los pjaros y que se colgara frente al santuario la paga de su insensatez.
MA2  15: 34 
Todos entonces levantaron hacia el cielo sus bendiciones en honor del Seor que se les haba manifestado, diciendo: Bendito el que ha conservado puro su Lugar Santo.
MA2  15: 35 
La cabeza de Nicanor fue colgada de la Ciudadela, como seal manifiesta y visible para todos del auxilio del Seor.
MA2  15: 36 
Decretaron todos por pblico edicto no dejar pasar aquel da sin solemnizarlo, y celebrarlo el da trece del duodcino mes, llamado Adar en arameo, la vspera del Da de Mardoqueo.
MA2  15: 37 
As pasaron los acontecimientos relacionados con Nicanor. Como desde aquella poca la ciudad qued en poder de los hebreos, yo tambin terminar aqu mismo mi relato.
MA2  15: 38 
Si ha quedado bello y logrado en su composicin, eso es lo que yo pretenda; si imperfecto y mediocre, he hecho cuanto me era posible.
MA2  15: 39 
Como el beber vino solo o sola agua es daoso, y en cambio, el vino mezclado con agua es agradable y de un gusto delicioso, igualmente la disposicin grata del relato encanta los odos de los que dan en leer la obra. Y aqu pongamos fin



    MOSTRANDO 1 - 39  de  39

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |