Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Macabeos II



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


MA2  11: 1 
Muy poco tiempo despus, Lisias, tutor y pariente del rey, que estaba al frente de los negocios, muy contrariado por lo sucedido,
MA2  11: 2 
reuni unos 80.000 hombres con toda la caballera, y se puso en marcha contra los judos, con la intencin de hacer de la ciudad una poblacin de griegos,
MA2  11: 3 
convertir el Templo en fuente de recursos, como los dems recintos sagrados de los gentiles, y poner cada ao en venta la dignidad del sumo sacerdocio.
MA2  11: 4 
No tena en cuenta en absoluto el poder de Dios, engredo como estaba con sus miradas de infantes, sus millares de jinetes y sus ochenta elefantes.
MA2  11: 5 
Entr en Judea, se acerc a Bet Sur, plaza fuerte que dista de Jerusaln unas cinco esjenas, y la cerc estrechamente.
MA2  11: 6 
En cuanto los hombres de Macabeo supieron que Lisias estaba sitiando las fortalezas, comenzaron a implorar al Seor con gemidos y lgrimas, junto con la multitud, que enviase un ngel bueno para salvar a Israel.
MA2  11: 7 
Macabeo en persona tom el primero las armas y exhort a los dems a que juntamente con l afrontaran el peligro y auxiliaran a sus hermanos. Ellos se lanzaron juntos con entusiasmo.
MA2  11: 8 
Cuando estaban cerca de Jerusaln, apareci ponindose al frente de ellos, un jinete vestido de blanco, blandiendo armas de oro.
MA2  11: 9 
Todos a una bendijeron entonces a Dios misericordioso y y sintieron enardecerse sus nimos, dispuestos a atravesar no slo a hombres, sino aun a las fieras ms salvajes murallas de hierro.
MA2  11: 10 
Avanzaban equipados, con el aliado enviado del Cielo, porque el Seor se haba compadecido de ellos.
MA2  11: 11 
Se lanzaron como leones sobre los enemigos, abatieron 11.000 infantes y 1.600 jinetes, y obligaron a huir a todos los dems.
MA2  11: 12 
La mayora de stos escaparon heridos y desarmados; el mismo Lisias se salv huyendo vergonzosamente.
MA2  11: 13 
Pero Lisias no era hombre sin juicio. Reflexionando sobre la derrota que acababa de sufrir, y comprendiendo que los hebreos eran invencibles porque el Dios poderoso luchaba con ellos,
MA2  11: 14 
les propuso por una embajada la reconciliacin bajo toda clase de condiciones justas; y que adems obligara al rey a hacerse amigo de ellos.
MA2  11: 15 
Macabeo asinti a todo lo que Lisias propona, preocupado por el inters pblico; pues el rey concedi cuanto Macabeo haba pedido por escrito a Lisias acerca de los judos.
MA2  11: 16 
La carta escrita por Lisias a los judos deca lo siguiente: Lisias saluda a la poblacin de los judos.
MA2  11: 17 
Juan y Absaln, vuestros enviados, al entregarme el documento copiado a continuacin, me han rogado una respuesta sobre lo que en el mismo se significaba.
MA2  11: 18 
He dado cuenta al rey de todo lo que deba exponrsele; lo que era de mi competencia lo he concedido.
MA2  11: 19 
Por consiguiente, si mantenis vuestra buena disposicin hacia el Estado, tambin yo procurar en adelante colaborar en vuestro favor.
MA2  11: 20 
En cuanto a los detalles, tengo dada orden a vuestros enviados y a los mos de que los discutan con vosotros.
MA2  11: 21 
Seguid bien. Ao 148, el veinticuatro de Discoro.
MA2  11: 22 
La carta del rey deca lo siguiente: El rey Antoco saluda a su hermano Lisias.
MA2  11: 23 
Habiendo pasado nuestro padre donde los dioses, deseamos que los sbditos del reino vivan sin inquietudes para entregarse a sus propias ocupaciones.
MA2  11: 24 
Teniendo odo que los judos no estn de acuerdo en adoptar las costumbres griegas, como era voluntad de mi padre, sino que prefieren seguir sus propias costumbres, y ruegan que se les permita acomodarse a sus leyes,
MA2  11: 25 
deseosos, por tanto, de que esta nacin est tranquila, decidimios que se les restituya el Templo y que puedan vivir segn las costumbres de sus antepasados.
MA2  11: 26 
Bien hars, por tanto, en enviarles emisarios que les den la mano, para que al saber nuestra determinacin, se sientan confiados y se dediquen con agrado a sus propias ocupaciones.
MA2  11: 27 
La carta del rey a la nacin era como sigue: El rey Antoco saluda al Senado de los judos y a los dems judos.
MA2  11: 28 
Sera nuestro deseo que os encontrarais bien; tambin nosotros gozamos de salud.
MA2  11: 29 
Menelao nos ha manifestado vuestro deseo de volver a vuestros hogares.
MA2  11: 30 
A los que vuelvan antes del treinta del mes de Xntico se les ofrece la mano y libertad
MA2  11: 31 
para que los judos se sirvan de sus propios alimentos y leyes como antes, y ninguno de ellos sea molestado en modo alguno a causa de faltas cometidas por ignorancia.
MA2  11: 32 
He enviado a Menelao para que os anime.
MA2  11: 33 
Seguid bien. Ao 148, da quince de Xntico.
MA2  11: 34 
Tambin los romanos les enviaron una carta con el siguiente contenido: Quinto Memmio, Tito Manilio, Manio Sergio, legados de los romanos, saludan al pueblo de los judos.
MA2  11: 35 
Nosotros damos nuestro consentimiento a lo que Lisias, pariente del rey, os ha concedido.
MA2  11: 36 
Pero en relacin con lo que l decidi presentar al rey, mandadnos algn emisario en cuanto lo hayis examinado, para que lo expongamos en la forma que os conviene, ya que nos dirigimos a Antioqua,
MA2  11: 37 
Daos prisa, por tanto; enviadnos a algunos, para que tambin nosotros conozcamos cul es vuestra opinin.
MA2  11: 38 
Seguid en buena salud. Ao 148, da quince de Discoro.



    MOSTRANDO 1 - 38  de  38

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |