Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Esdras



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


ESD  9: 1 
Concluido esto, se me presentaron los jefes diciendo: El pueblo de Israel, los sacerdotes y los levitas no se han separado de las gentes del pas, hundidas en sus abominaciones - cananeos, hititas, perizitas, jebuseos, ammonitas, moabitas, egipcios y amorreos -,
ESD  9: 2 
sino que han tomado para ellos y para sus hijos mujeres de entre las hijas de ellos: la raza santa se ha mezclado con las gentes del pas; los jefes y los consejeros han sido los primeros en esta rebelda.
ESD  9: 3 
Al or esto rasgu mis vestiduras y mi manto, me arranqu los pelos de la cabeza y de la barba, y me sent desolado.
ESD  9: 4 
Todos los temerosos de las palabras del Dios de Israel se reunieron en torno a m, a causa de esta rebelda de los deportados. Yo permanec sentado, desolado, hasta la oblacin de la tarde.
ESD  9: 5 
A la hora de la oblacin de la tarde sal de mi postracin y, con las vestiduras y el manto rasgados, ca de rodillas, extend las manos hacia Yahveh mi Dios,
ESD  9: 6 
y dije: Dios mo, harta vergenza y confusin tengo para levantar mi rostro hacia ti, Dios mo. Porque nuestros crmenes se han multiplicado hasta sobrepasar nuestra cabeza, y nuestro delito ha crecido hasta el cielo.
ESD  9: 7 
Desde los das de nuestros padres hasta el da de hoy nos hemos hecho muy culpables: por nuestros crmenes fuimos entregados, nosotros, nuestros reyes y nuestros sacerdotes, en manos de los reyes de los pases, a la espada, al cautiverio, al saqueo y al oprobio, como todava hoy sucede.
ESD  9: 8 
Mas ahora, en un instante, Yahveh nuestro Dios nos ha concedido la gracia de dejarnos un Resto y de darnos una liberacin en su lugar santo: nuestro Dios ha iluminado as nuestros ojos y nos ha reanimado en medio de nuestra esclavitud.
ESD  9: 9 
Porque esclavos fuimos nosotros, pero en nuestra esclavitud nuestro Dios no nos ha abandonado; nos ha granjeado el favor de los reyes de Persia, dndonos nimos para levantar de nuevo la Casa de nuestro Dios y restaurar sus ruinas y procurndonos un valladar seguro en Jud y Jerusaln.
ESD  9: 10 
Pero ahora, Dios nuestro, qu vamos a decir, si, despus de todo esto, hemos abandonado tus mandamientos,
ESD  9: 11 
que por medio de tus siervos los profetas t habas prescrito en estos trminos: La tierra en cuya posesin vais a entrar es una tierra manchada por la inmundicia de las gentes de la tierra, por las abominaciones con que la han llenado de un extremo a otro con su impureza?
ESD  9: 12 
As pues, no deis vuestras hijas a sus hijos ni tomis sus hijas para vuestros hijos; no busquis nunca su paz ni su bienestar, a fin de que podis haceros fuertes, comis los mejores frutos de la tierra y la dejis en herencia a vuestros hijos para siempre.
ESD  9: 13 
Mas despus de todo lo que nos ha sobrevenido por nuestras malas acciones y nuestras culpas - y eso que t, Dios nuestro, has disminuido nuestros crmenes y nos has concedido esta liberacin -
ESD  9: 14 
hemos de volver a violar tus mandamientos, emparentndonos con estas gentes abominables? No te irritaras t contra nosotros hasta exterminarnos sin que quedara Resto ni salvacin?
ESD  9: 15 
Yahveh, Dios de Israel, justo eres, pues un Resto nos hemos salvado, como en el caso presente: aqu estamos ante ti, con nuestro delito. Pues por su causa nadie resiste en tu presencia.



    MOSTRANDO 1 - 15  de  15

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |