Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Reyes II



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


RE2  4: 1 
Una de las mujeres de la comunidad de los profetas clam a Eliseo diciendo: Tu siervo, mi marido, ha muerto; t sabes que tu siervo tema a Yahveh. Pero el acreedor ha venido a tomar mis dos hijos para esclavos suyos.
RE2  4: 2 
Eliseo dijo: Qu puedo hacer por ti? Dime qu tienes en casa. Respondi ella: Tu sierva no tiene en casa ms que una orza de aceite.
RE2  4: 3 
Dijo l: Anda y pide fuera vasijas a todas tus vecinas, vasijas vacas, no te quedes corta.
RE2  4: 4 
Entra luego y cierra la puerta tras de ti y tras de tus hijos, y vierte sobre todas esas vasijas, y las pones aparte a medida que se vayan llenando.
RE2  4: 5 
Se fue ella de su lado y cerr la puerta tras de s y tras de sus hijos; stos le acercaban las vasijas y ella iba vertiendo.
RE2  4: 6 
Cuando las vasijas se llenaron, dijo ella a su hijo: Treme otra vasija. El dijo: Ya no hay ms. Y el aceite se detuvo.
RE2  4: 7 
Fue ella a decrselo al hombre de Dios, que dijo: Anda y vende el aceite y paga a tu acreedor, y t y tus hijos viviris de lo restante.
RE2  4: 8 
Un da pas Eliseo por Sunem; haba all una mujer principal y le hizo fuerza para que se quedara a comer, y despus, siempre que pasaba, iba all a comer.
RE2  4: 9 
Dijo ella a su marido: Mira, s que es un santo hombre de Dios que siempre viene por casa.
RE2  4: 10 
Vamos a hacerle una pequea alcoba de fbrica en la terraza y le pondremos en ella una cama, una mesa, una silla y una lmpara, y cuando venga por casa, que se retire all.
RE2  4: 11 
Vino l en su da, se retir a la habitacin de arriba, y se acost en ella.
RE2  4: 12 
Dijo l a Guejaz su criado: Llama a esta sunamita. La llam y ella se detuvo ante l.
RE2  4: 13 
El dijo a su criado: Dile: Te has tomado todos estos cuidados por nosotros, qu podemos hacer por ti?, quieres que hablemos en tu favor al rey o al jefe del ejrcito? Ella dijo: Vivo en medio de mi pueblo.
RE2  4: 14 
Dijo l: Qu podemos hacer por ella? Respondi Guejaz: Por desgracia ella no tiene hijos y su marido es viejo.
RE2  4: 15 
Dijo l: Llmala. La llam y ella se detuvo a la entrada.
RE2  4: 16 
Dijo l: Al ao prximo, por este mismo tiempo, abrazars un hijo. Dijo ella: No, mi seor, hombre de Dios, no engaes a tu sierva.
RE2  4: 17 
Concibi la mujer y dio a luz un nio en el tiempo que le haba dicho Eliseo.
RE2  4: 18 
Creci el nio y un da se fue donde su padre junto a los segadores.
RE2  4: 19 
Dijo a su padre: Mi cabeza, mi cabeza! El padre dijo a un criado: Llvaselo a su madre.
RE2  4: 20 
Lo tom y lo llev a su madre. Estuvo sobre las rodillas de ella hasta el medioda y muri.
RE2  4: 21 
Subi y le acost sobre el lecho del hombre de Dios, cerr tras el nio y sali.
RE2  4: 22 
Llam a su marido y le dijo: Envame uno de los criados con una asna. Voy a salir donde el hombre de Dios y volver.
RE2  4: 23 
Dijo l: Por qu vas donde l? No es hoy novilunio ni sbado. Pero ella dijo: Paz.
RE2  4: 24 
Hizo aparejar el asna y dijo a su criado: Gua y anda, no me detengas en el viaje hasta que yo te diga.
RE2  4: 25 
Fue ella y lleg donde el hombre de Dios, al monte Carmelo. Cuando el hombre de Dios la vio a lo lejos, dijo a su criado Guejaz: Ah viene nuestra sunamita.
RE2  4: 26 
As que corre a su encuentro y pregntale: Ests bien t? Est bien tu marido? Est bien el nio? Ella respondi: Bien.
RE2  4: 27 
Lleg donde el hombre de Dios, al monte, y se abraz a sus pies; se acerc Guejaz para apartarla, pero el hombre de Dios dijo: Djala, porque su alma est en amargura y Yahveh me lo ha ocultado y no me lo ha manifestado.
RE2  4: 28 
Ella dijo: Acaso ped un hijo a mi seor? No te dije que no me engaaras?
RE2  4: 29 
Dijo a Guejaz: Cie tu cintura, toma mi bastn en tu mano y vete; si te encuentras con alguien no le saludes, y si alguien te saluda no le respondas, y pon mi bastn sobre la cara del nio.
RE2  4: 30 
Pero la madre del nio dijo: Vive Yahveh y vive tu alma, que no te dejar. El pues, se levant y se fue tras ella.
RE2  4: 31 
Guejaz haba partido antes que ellos y haba colocado el bastn sobre la cara del nio, pero no tena voz ni seales de vida, de modo que se volvi a su encuentro y le manifest: El nio no se despierta.
RE2  4: 32 
Lleg Eliseo a la casa; el nio muerto estaba acostado en su lecho.
RE2  4: 33 
Entr y cerr la puerta tras de ambos, y or a Yahveh.
RE2  4: 34 
Subi luego y se acost sobre el nio, y puso su boca sobre la boca de l, sus ojos sobre los ojos, sus manos sobre las manos, se recost sobre l y la carne del nio entr en calor.
RE2  4: 35 
Se puso a caminar por la casa de un lado para otro, volvi a subir y a recostarse sobre l hasta siete veces y el nio estornud y abri sus ojos.
RE2  4: 36 
Llam a Guejaz y le dijo: Llama a la sunamita. La llam y ella lleg donde l. Dijo l: Toma tu hijo.
RE2  4: 37 
Entr ella y, cayendo a sus pies, se postr en tierra y sali llevndose a su hijo.
RE2  4: 38 
Cuando Eliseo se volvi a Guilgal haba hambre en el pas. La comunidad de los profetas estaba sentada ante l y dijo a su criado: Toma la olla grande y pon a cocer potaje para los profetas.
RE2  4: 39 
Uno de ellos sali al campo a recoger hierbas comestibles; encontr una via silvestre y recogi una especie de calabazas silvestres hasta llenar su vestido; fue y las cort en pedazos en la olla del potaje, pues no saba lo que era.
RE2  4: 40 
Lo sirvieron despus para que comieran los hombres y, cuando estaban comiendo, comenzaron a gritar diciendo: La muerte en la olla, hombre de Dios! Y no pudieron comer.
RE2  4: 41 
El dijo: Traedme harina, y la ech en la olla. Dijo: Repartid entre la gente. Comieron y no haba nada malo en la olla.
RE2  4: 42 
Vino un hombre de Baal Salisa y llev al hombre de Dios primicias de pan, veinte panes de cebada y grano fresco en espiga; y dijo Eliseo: Dselo a la gente para que coman.
RE2  4: 43 
Su servidor dijo: Cmo voy a dar esto a cien hombres? l dijo: Dselo a la gente para que coman, porque as dice Yahveh: Comern y sobrar.
RE2  4: 44 
Se lo dio, comieron y dejaron de sobra, segn la palabra de Yahveh.



    MOSTRANDO 1 - 44  de  44

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |