BIBLIA

 

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | La Biblia | ConocerLibrosVideos | Chat | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Radio |



Libro de Zacarías

 

Este libro consta de dos partes bastante diversas. La primera (caps. 1-8) es la obra del profeta ZACARÍAS, que ejerció su actividad en Jerusalén desde noviembre del 520 a. C. –un mes antes que la concluyera Ageo hasta diciembre del 518. La segunda es más de un siglo posterior y proviene de uno o varios autores, designados habitualmente con el nombre de Segundo o Déutero Zacarías.

Bajo este aspecto, el libro de Zacarías se asemeja al de Isaías, que se divide en tres partes, de autores y épocas diferentes, agrupadas bajo el nombre del gran profeta del siglo VIII.

 

 

Primera Parte del Librode Zacarías

Zacarías era de familia sacerdotal y pertenecía probablemente al grupo de profetas dedicados al servicio del Santuario. Esto explica la importancia que atribuye al Templo, al sacerdocio y a todas las cuestiones relacionadas con el culto. Su obra es "muy oscura", como ya lo señalaba san Jerónimo. En ella se entremezclan fragmentos de una autobiografía, visiones simbólicas que preludian los "apocalipsis" posteriores y una serie de oráculos mesiánicos.

Zacarías insiste en la necesidad de reconstruir el Templo (1. 16; 4. 9; 6. 15). Pero, más allá de esta finalidad inmediata, desarrolla el mesianismo esbozado por Ageo en torno a la persona de Zorobabel y va marcando las etapas que llevarán a la instauración de la era mesiánica. El Señor va a entrar en acción (1. 7-15). Las naciones enemigas serán derrotadas (2. 1-4) y Jerusalén será reconstruida en una zona sin fronteras, porque el mismo Señor será su muralla (2. 5-9). Josué y Zorobabel –representantes de los poderes religioso y civil– ejercerán en perfecta armonía el gobierno de la comunidad (3. 1 – 4. 14). El país será purificado de toda maldad (5. 1-11) y Babilonia, "el país del Norte", recibirá su castigo (6. 1-8). Una acción simbólica presenta a Zorobabel como rey davídico (6. 9-15) y una cuestión sobre el ayuno ofrece al profeta la ocasión de hacer un llamado a la conversión, mediante la práctica de la justicia, de la fidelidad y la misericordia (7. 8-14). Por último, el profeta amplía su perspectiva en sentido universalista, siguiendo la línea del Segundo Isaías.

Zacarías hace revivir el antiguo mesianismo real, vinculado a la descendencia de David. Pero su estrecha relación con los medios sacerdotales le hace asociar al príncipe davídico un jefe religioso, el Sumo Sacerdote Josué. Esta doble corriente –real y sacerdotal– del mesianismo del Antiguo Testamento encontrará su plena realización en Jesucristo, "nacido de la estirpe de David según la carne" (Rom. 1. 3) y constituido a la vez "Sumo Sacerdote de los bienes futuros" (Heb. 9. 11).

Llamado a la conversión

1 1 En el octavo mes del segundo año de Darío, la palabra del Señor llegó al profeta Zacarías, hijo de Berequías, hijo de Idó, en estos términos: 2 El Señor se irritó violentamente contra los padres de ustedes. 3 Tú les dirás: Así habla el Señor de los ejércitos: Vuelvan a mí –oráculo del Señor de los ejércitos– y yo volveré a ustedes, dice el Señor de los ejércitos. 4 No sean como sus padres, a quienes los antiguos profetas interpelaron, diciendo: Así habla el Señor de los ejércitos: Vuelvan de sus malos caminos y de sus malas acciones. Pero ellos no escucharon, ni me prestaron atención –oráculo del Señor–. 5 ¿Dónde están sus padres? Y los profetas ¿viven para siempre? 6 Pero mis palabras y mis decretos, que yo había ordenado a mis servidores los profetas, ¿acaso no alcanzaron a sus padres? Por eso, ellos se convirtieron y dijeron: "El Señor de los ejércitos nos ha tratado según nuestros caminos y nuestras acciones, como había resuelto hacerlo".

LAS VISIONES PROFÉTICAS

Ocho visiones simbólicas, que evocan el estilo de Ezequiel sin alcanzar la altura de su genio literario, constituyen el núcleo de la predicación de Zacarías. Por medio de ellas, el profeta preanuncia la restauración definitiva de la comunidad y la gloria mesiánica de Jerusalén, con el fin de reconfortar a sus compatriotas, desalentados por las penurias internas y las amenazas externas que debieron afrontar a la vuelta del exilio (Esd. 4. 4-5). La presencia de un ángel que interpreta el significado de los símbolos es una característica del estilo apocalíptico (Dn. 7. 16; 8. 15-16; 9. 21-22).

Merece destacarse la cuarta de esas visiones, que presenta al Sumo Sacerdote Josué de pie ante la corte celestial y sometido a un rito de purificación como representante de todo el pueblo. El cambio de vestiduras –la "ropa sucia" por las "vestiduras de fiesta" (3. 4)– simboliza la supresión del pecado, el restablecimiento del culto en el nuevo Templo y la instauración de un nuevo orden de cosas en la comunidad restaurada. Después de esta última visión, se describe la coronación del mismo Sumo Sacerdote, aunque este pasaje en su forma original, no se refería a Josué, sino a Zorobabel, de quien se esperaba la plena restauración del trono de David.

Primera visión: los jinetes

7 El vigésimo cuarto día del undécimo mes, que es el mes de Sebat, en el segundo año de Darío, la palabra del Señor fue dirigida al profeta Zacarías, hijo de Berequías, hijo de Idó, en estos términos: 8 Yo tuve una visión durante la noche: Había un hombre montado en un caballo rojo. Estaba parado entre los mirtos que se encuentran en la hondonada, y detrás de él había caballos rojos, alazanes, negros y blancos. 9 Yo pregunté: "¿Quiénes son estos, mi Señor ?". Y el ángel que hablaba conmigo me respondió: "Yo te indicaré quiénes son estos". 10 El hombre que estaba entre los mirtos dijo: "Estos son los que el Señor envió a recorrer la tierra". 11 Ellos se dirigieron al ángel del Señor que estaba entre los mirtos, y le dijeron: "Venimos de recorrer la tierra y hemos visto que toda la tierra está en calma y tranquila".

12 Entonces el ángel del Señor dijo: "Señor de los ejércitos, ¿hasta cuándo esperarás para compadecerte de Jerusalén y de las ciudades de Judá, contra las cuales estás irritado desde hace setenta años?". 13 El Señor dirigió al ángel que hablaba conmigo palabras buenas, palabras consoladoras. 14 Entonces el ángel me dijo: "Proclama esto: Así habla el Señor de los ejércitos: Yo siento un gran celo por Jerusalén y por Sión, 15 y estoy violentamente irritado contra las naciones seguras de sí mismas; porque yo estaba un poco irritado, pero ellas agravaron la desgracia.

16 Por eso, así habla el Señor: Yo he vuelto a Jerusalén con piedad; allí será reconstruida mi Casa –oráculo del Señor de los ejércitos– y la cuerda de medir será tendida sobre Jerusalén. 17 Proclama también esto: Así habla el Señor de los ejércitos: Mis ciudades rebosarán de bienes; el Señor consolará de nuevo a Sión y elegirá otra vez a Jerusalén".

Segunda visión: los cuernos y los herreros

2 1 Yo levanté los ojos, y tuve una visión: Había cuatro cuernos. 2 Entonces pregunté al ángel que hablaba conmigo: "¿Qué son estos cuernos?". Él me respondió: "Son los cuernos que dispersaron a Judá, a Israel y a Jerusalén". 3 Después el Señor me mostró cuatro herreros. 4 Yo pregunté: "¿Qué vienen a hacer estos?". Él me respondió: "Aquellos son los cuernos que dispersaron a Judá, a tal punto que nadie podía levantar la cabeza; pero estos han venido para aterrarlos, para derribar los cuernos de las naciones que atacaron al país de Judá, a fin de dispersarlo".

Tercera visión: el medidor

5 Yo levanté los ojos, y tuve una visión: Había un hombre que tenía en la mano una cuerda de medir. 6 Entonces le pregunté: "¿A dónde vas?". Él me respondió: "Voy a medir Jerusalén, para ver cuánto tiene de ancho y cuánto de largo". 7 Mientras el ángel que hablaba conmigo estaba allí, otro ángel le salió a su encuentro 8 y le dijo: "Corre, habla a ese joven y dile: Jerusalén será una ciudad abierta por la gran cantidad de hombres y animales que habrá en ella. 9 Yo seré para ella –oráculo del Señor– una muralla de fuego a su alrededor, y seré su Gloria en medio de ella".

Exhortación a los exiliados para que huyan de Babilonia

10 ¡Vamos! Huyan del país del Norte

–oráculo del Señor–,

porque yo los dispersé a los cuatro vientos del cielo

–oráculo del Señor–.

11 ¡Vamos! ¡Sálvate, Sión,

tú, que habitas en Babilonia!

12 Porque así habla el Señor de los ejércitos

a las naciones que los despojaron

–ya que el que los toca a ustedes,

toca la pupila de mis ojos–:

13 ¡Sí, yo levanto mi mano contra ellos,

y serán despojados por sus mismos esclavos!

¡Así ustedes sabrán que me ha enviadoel Señor de los ejércitos!

14 Grita de júbilo y alégrate, hija de Sión:

porque yo vengo a habitar en medio de ti

–oráculo del Señor–.

Entrada triunfal del Señor en Sión

15 Aquel día, muchas naciones se unirán al Señor:

ellas serán un pueblo para él

y habitarán en medio de ti.

¡Así sabrás que me ha enviado a ti el Señor de los ejércitos!

16 El Señor tendrá a Judá como herencia,

como su parte en la Tierra santa,

y elegirá de nuevo a Jerusalén.

17 ¡Que callen todos los hombres delante del Señor,

porque él surge de su santa Morada!

Cuarta visión: la vestidura de Josué

3 1 Luego me hizo ver al Sumo Sacerdote Josué, de pie ante el ángel del Señor, mientras el Adversario estaba a su derecha para acusarlo. 2 El ángel del Señor dijo al Adversario: "¡Que el Señor te reprima, Adversario! ¡Sí, que te reprima el Señor, el que eligió a Jerusalén! ¿No es este acaso un tizón salvado del fuego?".

3 Josué, de pie delante del ángel, estaba vestido con ropa sucia. 4 El ángel tomó la palabra y dijo a los que estaban de pie delante de él: "Quítenle la ropa sucia". Luego dijo a Josué: "Yo te he sacado de encima tu iniquidad y te pondré vestiduras de fiesta". 5 Y añadió: "Coloquen sobre su cabeza un turbante limpio y pónganle vestiduras de fiesta". Ellos le pusieron el turbante limpio sobre la cabeza y las vestiduras de fiesta, mientras el ángel del Señor permanecía allí de pie.

6 Después el ángel del Señor advirtió solemnemente a Josué: 7 "Así habla el Señor de los ejércitos: Si vas por mis caminos y observas mis mandamientos, tú mismo gobernarás mi Casa y cuidarás mis atrios, y yo te daré libre acceso entre los que están aquí".

8 Escucha, Josué, Sumo Sacerdote, tú y tus compañeros que se sientan delante de ti –porque estos hombres son un presagio–: Yo suscitaré a mi servidor "Germen". 9 Sí, esta es la piedra que pongo delante de Josué: sobre esta única piedra hay siete ojos. Yo mismo voy a grabar su inscripción –oráculo del Señor de los ejércitos– y voy a eliminar la iniquidad de este país en un solo día.

10 Aquel día –oráculo del Señor de los ejércitos– ustedes se invitarán unos a otros debajo de la parra y de la higuera.

Quinta visión: el candelabro y los olivos

4 1 El ángel que hablaba conmigo volvió y me despertó, como a quien se lo despierta de su sueño. 2 Él me preguntó: "¿Qué ves?". Yo le respondí: "Veo un candelabro de oro macizo, con un recipiente en la parte superior: sobre el candelabro hay siete lámparas, y siete mecheros para las lámparas que están arriba de él. 3 A su lado hay dos olivos: uno a la derecha y otro a la izquierda del recipiente". 4 Yo tomé la palabra y dije al ángel que hablaba conmigo: "¿Qué son estas cosas, mi Señor?". 5 El ángel que hablaba conmigo me respondió: "¿No sabes qué son estas cosas?". Yo le dije: "No, mi Señor". 6a Él me respondió: 10b "Estas siete lámparas son los ojos del Señor que vigilan toda la tierra". 11 Entonces tomé la palabra y le dije: "¿Qué son esos dos olivos, a la derecha y a la izquierda del candelabro?". 12 Por segunda vez le pregunté: "¿Qué son las dos ramas de olivo, que derraman aceite dorado a través de los dos tubos de oro?". 13 Él me respondió: "¿No sabes lo que son esas cosas?". Yo le dije: "No, mi Señor".14 Él me respondió: "Son los dos Ungidos que están de pie junto al Señor de toda la tierra".

6b Esta es la palabra del Señor acerca de Zorobabel: ¡No por el poder ni por la fuerza, sino por mi espíritu...! –dice el Señor de los ejércitos–.

7 ¿Quién eres tú, gran montaña? ¡Ante Zorobabel te convertirás en una llanura! Él sacará la piedra maestra a los gritos de: "¡Qué hermosa, qué hermosa es!".

8 La palabra del Señor me llegó en estos términos: 9 Las manos de Zorobabel pusieron los cimientos de esta Casa, y sus manos la terminarán. Así sabrán que me ha enviado a ustedes el Señor de los ejércitos. 10a ¿Quién despreció el día de los modestos comienzos? Que se alegre, al ver la piedra elegida en manos de Zorobabel.

Sexta visión: el rollo que vuela

5 1 Yo levanté de nuevo los ojos y tuve una visión: Había un rollo que volaba. 2 El ángel me preguntó: "¿Qué ves?". Yo le respondí: "Veo un rollo que vuela: tiene diez metros de largo por cinco de ancho". 3 Él me dijo: "Esta es la Maldición que se desencadena sobre todo el país. Porque según lo escrito de un lado, todo ladrón será eliminado, y según lo escrito del otro, todo perjuro será eliminado. 4 Yo la desencadenaré –oráculo del Señor de los ejércitos–: ella entrará en la casa del ladrón y en la casa del que jura falsamente por mi Nombre; se instalará en medio de su casa, y la consumirá junto con sus maderas y sus piedras".

Séptima visión: el recipiente y la mujer

5 El ángel que hablaba conmigo se adelantó y me dijo: "Levanta los ojos y mira qué es eso que avanza". 6 Yo le pregunté: "¿Qué es eso?". Él me respondió: "Es un recipiente que avanza". Él agregó: "Esta es la culpa de ellos en todo el país". 7 Entonces se levantó un disco de plomo, y vi una mujer instalada en el interior del recipiente. 8 El ángel me dijo: "Esta es la Maldad". Luego la arrojó al interior del recipiente y arrojó la masa de plomo sobre la abertura. 9 Yo levanté los ojos y tuve una visión. Había dos mujeres que avanzaban. El viento soplaba en sus alas: ellas tenías dos alas como las de la cigüeña, y levantaron el recipiente entre la tierra y el cielo. 10 Yo pregunté al ángel que hablaba conmigo: "¿A dónde llevan el recipiente?". 11 Él me respondió: "Le van a edificar una casa en la tierra de Senaar, y cuando esté preparada, la colocarán sobre su pedestal".

Octava visión: los carros

6 1 Yo levanté de nuevo los ojos y tuve una visión: Había cuatro carros que salían de entre las dos montañas, y las montañas eran de bronce. 2 El primer carro era tirado por caballos rojos; el segundo por caballos negros; 3 el tercero por caballos blancos y el cuarto por caballos manchados. 4 Tomé la palabra y dije al ángel que hablaba conmigo: "¿Qué son estos, mi Señor ?". 5 El me respondió: "Ellos avanzan a los cuatro vientos del cielo, después de haberse presentado ante el Señor de toda la tierra. 6 El carro de caballos rojos avanza hacia el país del oriente; el de los caballos negros hacia el norte; el de los blancos hacia el occidente; y el de los manchados hacia el sur". 7 Ellos avanzaron llenos de brío, ansiosos por recorrer la tierra. El ángel les dijo: "Vayan a recorrer la tierra". Y ellos recorrieron la tierra. 8 Él me llamó y me dijo: "Mira, los que avanzan hacia el país del Norte hacen reposar mi espíritu en ese país".

La corona para Josué

9 La palabra del Señor me llegó en estos términos: 10 Recoge las ofrendas de los deportados: de Jeldai, de Tobías y de Iedaías. Tú mismo irás ese día a la casa de Josías, hijo de Sefanías, adonde ellos acaban de llegar de Babilonia: 11 tomarás la plata y el oro, harás una corona y la pondrás sobre la cabeza de Josué, hijo de Iehosadac, el Sumo Sacerdote. 12 Tú le dirás: Así habla el Señor de los ejércitos: Aquí hay un hombre llamado "Germen": allí donde esté, algo va a germinar, y él reconstruirá el Templo del Señor. 13 Él reconstruirá el Templo del Señor, llevará las insignias reales, se sentará y dominará en su trono. Habrá un sacerdote a su derecha, y habrá un perfecto acuerdo entre los dos. 14 Y la corona será para Jeldai, Tobías y Iedaías, y para Josías, hijo de Sefanías, un memorial en el Templo del Señor.

15 Entonces los que están lejos vendrán y reconstruirán el Santuario del Señor. Así sabrán que me envió a ustedes el Señor de los ejércitos. Esto sucederá si escuchan verdaderamente la voz del Señor, su Dios.

LOS DISCURSOS PROFÉTICOS

Como el Templo ya comenzaba a resurgir de sus ruinas, una delegación pregunta al profeta si se debe seguir ayunando en memoria de su destrucción. En lugar de responder directamente a la pregunta, Zacarías reprueba el ayuno hecho por puro interés, o sea, con el único objeto de lograr el término de la calamidad nacional (7. 5). En seguida, siguiendo la línea de los demás profetas, dirige la atención hacia algo más importante que el ayuno y que todos los ritos, a saber, la verdadera justicia y el amor al prójimo (7. 9-10).

La primera parte del libro de Zacarías concluye con una serie de oráculos independientes, pronunciados por el profeta en épocas y circunstancias diversas. Él dirige a sus compatriotas palabras de aliento, para animarlos a reconstruir el Santuario. El Señor colmará de bendiciones a su Pueblo, hará de Jerusalén el centro religioso de toda la tierra y todos los pueblos acudirán a ella para tributar homenaje al Señor. Así Zacarías amplia las perspectivas mesiánicas, dándoles una proyección universalista semejante a la del Segundo Isaías.

La cuestión del ayuno

7 1 El cuarto año del rey Darío, el día cuatro del noveno mes, el mes de Quisleu, 2 Betel Saréser, gran mago del rey, y sus hombres enviaron una delegación para aplacar el rostro del Señor 3 y preguntar a los sacerdotes de la Casa del Señor de los ejércitos y a los profetas: "¿Debo seguir llorando e imponiéndome privaciones en el quinto mes, como lo he hecho durante tantos años?".

Las lecciones del pasado

4 La palabra del Señor me llegó en estos términos: 5 Habla a todo el pueblo del país y a los sacerdotes, diciéndoles: Si ustedes han ayunado y se han lamentado en el quinto y el séptimo mes desde hace setenta años, ¿es por mí que han practicado esos ayunos? 6 Y cuando comen y beben ¿no lo hacen por ustedes mismos? 7 ¿No son estas las palabras que proclamó el Señor por intermedio de los antiguos profetas, cuando Jerusalén estaba habitada y tranquila, rodeada de sus ciudades, y estaban poblados el Négueb y la Sefelá?

8 La palabra del Señor llegó a Zacarías en estos términos: 9 Así habla el Señor de los ejércitos: Hagan justicia de verdad, practiquen mutuamente la fidelidad y la misericordia. 10 No opriman a la viuda ni al huérfano, al extranjero ni al pobre, y no piensen en hacerse mal unos a otros. 11 Pero ellos no quisieron hacer caso: se mostraron rebeldes y endurecieron sus oídos para no oír; 12 endurecieron su corazón como el diamante para no escuchar la instrucción y las palabras que el Señor de los ejércitos les había dirigido por su espíritu, por intermedio de los antiguos profetas. Entonces el Señor de los ejércitos se irritó profundamente. 13 Y sucedió lo siguiente: Así como él llamaba y ellos no escuchaban, así también ellos llamarán y yo no escucharé, dice el Señor de los ejércitos. 14 Yo los esparcí como un torbellino por todas las naciones que ellos no conocían, y el país fue devastado detrás de ellos, sin que nadie fuera ni volviera. De una tierra de delicias, ellos hicieron una desolación.

Perspectivas de la salvación mesiánica

8 1 La palabra del Señor llegó en estos términos:

2 Así habla el Señor de los ejércitos:

Siento un gran celo por Sión

y ardo de pasión por ella.

3 Así habla el Señor:

Yo he vuelto a Sión,

y habitaré en medio de Jerusalén.

Jerusalén será llamada "Ciudad de la Fidelidad",

y la montaña del Señor de los ejércitos, "Montaña Santa".

4 Así habla el Señor de los ejércitos:

Los ancianos y las ancianas se sentarán de nuevo

en las plazas de Jerusalén,

cada uno con su bastón en la mano,

a causa de sus muchos años.

5 Las plazas de la ciudad se llenarán

de niños y niñas, que jugarán en ellas.

6 Si esto parece imposible

a los ojos del resto de este pueblo,

¿será también imposible para mí?

–oráculo del Señor de los ejércitos–.

7 Así habla el Señor de los ejércitos:

Yo salvo a mi pueblo de los países del oriente,

y de los países donde se pone el sol.

8 Los haré volver y habitarán en medio de Jerusalén.

Ellos serán mi Pueblo, y yo seré su Dios,

en la fidelidad y en la justicia.

9 Así habla el Señor de los ejércitos: Que se fortalezcan las manos de ustedes, los que escuchan en estos días, de la boca de los profetas, estas palabras pronunciadas desde el día en que se pusieron los cimientos de la Casa del Señor de los ejércitos, para la reconstrucción del Templo. 10 Porque antes de estos días no había salario para los hombres ni ración para los animales, ni había seguridad para los que iban y venían, a causa del enemigo: yo había lanzado a todos los hombres, unos contra otros. 11 Pero ahora, yo no trataré al resto de este pueblo como en los tiempos pasados –oráculo del Señor de los ejércitos–. 12 Porque hay semillas de paz: la viña dará su fruto, la tierra sus productos y el cielo su rocío. Yo daré todo esto como herencia al resto de este pueblo. 13 Y así como ustedes, pueblo de Judá y pueblo de Israel, fueron una maldición entre las naciones, así yo los salvaré, y ustedes serán una bendición. ¡No teman! ¡Que sus manos se fortalezcan!

14 Porque así habla el Señor de los ejércitos: Así como yo había resuelto hacerles mal cuando sus padres me irritaban –dice el Señor de los ejércitos– y no me arrepentí, 15 así, en cambio, decidí en estos días hacer el bien a Jerusalén y al pueblo de Judá. ¡No teman!

16 Esto es lo que deberán practicar: díganse mutuamente la verdad y dicten en sus puertas sentencias que restablezcan la paz; 17 no piensen en hacerse mal unos a otros y no amen el falso juramento. Porque yo aborrezco todo eso –oráculo del Señor–.

Respuesta a la cuestión del ayuno

18 La palabra del Señor me llegó en estos términos: 19 "Así habla el Señor de los ejércitos: El ayuno del cuarto, del quinto, del séptimo y el décimo mes se convertirán para la casa de Judá en alegría, en gozo y en hermosas solemnidades. ¡Pero amen la verdad y la paz!".

Jerusalén, centro cultual del mundo

20 Así habla el Señor de los ejércitos: Vendrán asimismo pueblos y habitantes de muchas ciudades. 21 Los habitantes de una ciudad irán a otra, diciendo: "Vamos a apaciguar el rostro del Señor y a buscar al Señor de los ejércitos; yo también quiero ir". 22 Pueblos numerosos y naciones poderosas vendrán a Jerusalén a buscar al Señor de los ejércitos y a apaciguar el rostro del Señor.

23 Así habla el Señor de los ejércitos: En aquellos días, diez hombres de todas las lenguas que hablan las naciones, tomarán a un judío por el borde de sus vestiduras y le dirán: "Queremos ir con ustedes, porque hemos oído que Dios está con ustedes".

Segunda Parte del Librode Zacarías

Los seis capítulos siguientes del libro de Zacarías difieren considerablemente de los ocho primeros. Mientras que las visiones y los oráculos de la primera parte están fechados y son expresamente atribuidos a Zacarías, de ahora en adelante no se menciona más a este profeta y faltan por completo las indicaciones cronológicas. También el trasfondo histórico se ha modificado. Ya no se habla para nada de la reconstrucción del Templo, y la esperanza mesiánica –que antes estaba centrada en la persona de Zorobabel, como símbolo de la restauración nacional– ahora se desplaza hacia otras figuras de perfil menos definido: el Rey Mesías pobre y pacífico (9. 9-10), el Buen Pastor despreciado y rechazado (11. 4-14) y el misterioso "Traspasado" (12. 10). Con toda probabilidad, esta segunda parte fue compuesta entre los años 330 y 300 a. C., cuando los Seléucidas y los Lágidas se repartieron el poder y la herencia de Alejandro Magno (1 Mac. 1. 1-9). Así se explica la mención de los griegos como una fuerza hostil al Pueblo de Dios (9. 13).

Estos capítulos son una recopilación de oráculos, cuyo tema común es la decisión del Señor de establecer su reinado definitivo sobre toda la tierra (14. 9). Con estos elementos de origen y estilo diversos, el redactor final parece haber construido una especie de díptico, compuesto de dos partes simétricas, que describen la instauración de la era mesiánica siguiendo un doble movimiento: después de una primera intervención de Dios, que culmina en un aparente fracaso (11. 15-17), la nueva Jerusalén, liberada de sus enemigos y purificada de sus pecados, se convierte en el polo de atracción de todos los pueblos (14. 16).

A pesar de ser uno de los escritos más desconcertantes del Antiguo Testamento, la obra del Segundo Zacarías tiene el gran valor de haber conservado los últimos restos del profetismo bíblico. Sus oráculos atestiguan la persistencia de la esperanza mesiánica durante la dominación griega. Además, se debe destacar que este es uno de los Libros más citados en los Evangelios: tres veces en el de Mateo (21. 5; 26. 31; 27. 9-10), una en el de Marcos (14. 27) y una en el de Juan (19. 37).

 

 

ISRAEL ENTRE LOS PUEBLOS

En esta primera sección, el profeta anuncia que el Señor intervendrá al fin de los tiempos y triunfará sobre sus enemigos. Los pueblos vecinos de Judá, una vez sometidos y purificados, serán incorporados al Pueblo de Dios (9. 1-8). Entonces Jerusalén recibirá triunfalmente a su Rey Mesías, que establecerá el reinado de la justicia y proclamará la paz a las naciones (9. 9-10). El mismo Señor, como un jefe guerrero (9. 14), renovará los prodigios del Éxodo para reunir a todos los israelitas dispersos (10. 11). Y los repatriados serán tan numerosos, que ni la Palestina ni las regiones adyacentes –el Líbano y Galaad– bastarán para darles cabida (10. 10).

Esta visión de los tiempos mesiánicos concluye con la enigmática alegoría de los dos pastores (11. 4-17). Al representar esta doble acción simbólica, el profeta alude probablemente a ciertos acontecimientos de su época, interpretados como un juicio de Dios. Este juicio está expresado en la ruptura de los dos bastones con que el buen pastor apacentaba el rebaño (11. 10, 14). Por haber rechazado al Señor, su único y verdadero Pastor, el pueblo es puesto en manos de un jefe despótico, que será el encargado de ejecutar la justicia divina. Pero estos sufrimientos serán una purificación y una preparación para la nueva era mesiánica, como parece sugerirlo la conclusión de la alegoría en 13. 7-9.

El Evangelio según san Mateo se hace eco de dos profecías que figuran en esta parte del Libro. En primer lugar, el evangelista ve cumplido el oráculo de 9. 9-10 en la entrada de Jesús en Jerusalén montado sobre un asno (Mt. 21. 4-5). Y en el exiguo salario pagado al profeta, que apacienta el rebaño en nombre del Señor (11. 12), él reconoce el precio de la traición de Judas (Mt. 27. 9-10).

El triunfo de Dios sobre los pueblos vecinos

9 1 Oráculo.

La palabra del Señor llegó al país de Jadrac,

y en Damasco está su reposo;

porque al Señor pertenece la fuente de Arám,

como todas las tribus de Israel,

2 y también Jamat, que está en su frontera,

y Tiro y Sidón.

Por su gran sabiduría,

3 Tiro se construyó una fortaleza,

amontonó plata como polvo

y oro fino como barro de las calles.

4 Pero el Señor va a apoderarse de eso,

arrojará su poderío en el mar

y ella misma será presa de las llamas.

5 Lo verá Ascalón y temerá;

también Gaza, y se retorcerá de dolor,

y lo mismo Ecrón, porque su esperanza quedó defraudada;

Gaza no tendrá más rey,

Ascalón ya no será habitada

6 y gente bastarda se instalará en Asdod.

Yo aniquilaré el orgullo del filisteo,

7 quitaré la sangre de su boca

y sus abominaciones de entre sus dientes.

Él también será un resto para nuestro Dios,

será como un jefe en Judá,

y Ecrón será como un jebuseo.

8 Yo acamparé junto a mi casa como una guardia

contra los que pasan y vuelven:

no pasará más entre ellos ningún opresor,

porque ahora he visto con mis ojos.

El Mesías humilde y pacífico

9 ¡Alégrate mucho, hija de Sión!

¡Grita de júbilo, hija de Jerusalén!

Mira que tu Rey viene hacia ti;

él es justo y victorioso,

es humilde y está montado sobre un asno,

sobre la cría de un asna.

10 Él suprimirá los carros de Efraím

y los caballos de Jerusalén;

el arco de guerra será suprimido

y proclamará la paz a las naciones.

Su dominio se extenderá de un mar hasta el otro,

y desde el Río hasta los confinesde la tierra.

La liberación de los cautivos

11 En cuanto a ti, por la sangre de su alianza

yo libraré a tus cautivos de la fosa sin agua.

12 Vuelvan a la plaza fuerte,

cautivos llenos de esperanza.

Sí, hoy mismo lo declaro:

yo te daré una doble compensación.

13 Porque yo tendí mi arco: es Judá;

lo armé con Efraím.

Lanzaré a tus hijos, Sión,

contra tus hijos, Javán;

te empuñaré como una espada de guerrero.

14 El Señor aparecerá sobre ellos,

y su flecha partirá como el rayo.

El Señor hará sonar la trompeta

y avanzará en los torbellinos del sur.

15 El Señor de los ejércitos los escudará;

ellos triunfarán y pisotearán las piedras de las hondas,

beberán la sangre como si fuera vino,

se llenarán como la copa de la aspersión,

como los ángulos del altar.

16 El Señor, su Dios, los salvará en aquel día,

como al rebaño de su pueblo;

como piedras de una diadema,

resplandecerán sobre su tierra.

17 ¡Qué felicidad y qué hermosura!

El trigo dará vigor a los jóvenes

y el vino nuevo a las jóvenes.

Contra la idolatría

10 1 Pidan al Señor la lluvia en el tiempo de la primavera.

El Señor es el que produce los relámpagos;

él les dará una lluvia abundante,

y a cada uno la hierba en su campo.

2 Porque los ídolos dan respuestas vanas,

y los adivinos ven visiones engañosas,

relatan sueños quiméricos

y dan consuelos ilusorios.

Por eso la gente ha partido como un rebaño,

están afligidos porque no tienen pastor.

Liberación y retorno de Israel

3 Mi ira se ha encendido contra los pastores

y yo castigaré a los machos cabríos.

Cuando el Señor de los ejércitos visite a su rebaño

–la casa de Judá–

hará de ella su caballo de honor en el combate.

4 De él saldrá la Piedra angular,

de él la Estaca,

de él el arco de guerra,

de él todos los jefes.

Todos juntos 5 serán como héroes,

que pisotean el barro de las calles en el combate;

combatirán porque el Señor estará con ellos,

mientras que los jinetes quedarán confundidos.

6 Yo fortificaré a la casa de Judá

y salvaré a la casa de José.

Los restableceré porque tendré piedad de ellos,

y serán como si yo no los hubiera rechazado,

porque yo soy el Señor, su Dios, y los escucharé.

7 Efraím será como un héroe,

y su corazón se alegrará como con el vino:

sus hijos verán y se regocijarán,

su corazón se llenará de júbilo en el Señor.

8 Les silbaré y los reuniré,

porque yo los he liberado,

y ellos serán tan numerosos como antes.

9 Yo los diseminé entre los pueblos,

pero se acordarán de mí en las regiones lejanas,

criarán a sus hijos y estos volverán.

10 Los haré volver del país de Egipto,

y los congregaré de Asiria;

los haré entrar en el país de Galaad y en el Líbano,

y no habrá lugar suficiente para ellos.

11 Atravesarán el mar de Egipto,

él golpeará las olas en el mar,

y se secarán las profundidades del Nilo.

Será abatido el orgullo de Asiria,

y el cetro de Egipto será arrebatado.

12 Yo los fortaleceré en el Señor,

y ellos avanzarán en su Nombre

–oráculo del Señor–.

La ruina de las grandes potencias

11 1 Abre tus puertas, Líbano, y que tus cedros sean presa

de las llamas.

2 Gime, ciprés,

porque ha caído el cedro,

porque los poderosos han sido arrasados.

Giman, encinas de Basán,

porque ha sido abatida la selva impenetrable.

3 Escuchen el gemido de los pastores,

porque ha sido arrasado su esplendor;

escuchen el rugido de los leones,

porque ha sido arrasado el orgullo del Jordán.

Alegoría de los dos pastores

4 Así habla el Señor, mi Dios: Apacienta las ovejas destinadas al matadero, 5 aquellas que sus compradores matan impunemente, mientras los vendedores dicen: "¡Bendito sea el Señor, ya soy rico!", y los pastores no se compadecen de ellas. 6 No, ya no tendré compasión de los habitantes del país –oráculo del Señor– y entregaré a cada uno en manos de su vecino y en manos de su rey; ellos aplastarán el país, y yo no los libraré de sus manos.

7 Entonces apacenté las ovejas destinadas al matadero por los traficantes de ovejas. Tomé dos bastones: a uno lo llamé "Favor" y al otro "Vínculo". Me puse a apacentar las ovejas, 8 e hice desaparecer a los tres pastores en un mes. Pero yo perdí la paciencia con ellas, y ellas también se hastiaron de mí.

9 Yo dije: "¡No las apacentaré más! ¡La que quiera morir, que muera! ¡La que quiera desaparecer, que desaparezca! ¡Y las que queden, que se devoren entre sí!". 10 Después tomé mi bastón "Favor", y lo quebré para romper mi pacto, el que yo había establecido con todos los pueblos. 11 El pacto quedó roto ese día, y los traficantes de ovejas que me observaban reconocieron que esa era una palabra del Señor.

12 Yo les dije: "Si les parece bien, páguenme mi salario; y si no, déjenlo". Ellos pesaron mi salario: treinta siclos de plata. 13 Pero el Señor me dijo: "¡Echa al Tesoro ese lindo precio en que he sido valuado por ellos!". Yo tomé los treinta siclos de plata y los eché en el Tesoro de la Casa del Señor. 14 Después quebré mi segundo bastón "Vínculo", para romper la fraternidad entre Judá e Israel.

15 El Señor me dijo: Toma ahora la mochila de un pastor insensato. 16 Porque yo voy a suscitar en el país un pastor que no se preocupará de la oveja perdida, ni buscará a la extraviada, ni curará a la herida, ni alimentará a la sana, sino que comerá la carne de las más gordas y les arrancará hasta las pezuñas.

17 ¡Pobre del pastor inútil

que abandona el rebaño!

¡La espada caiga sobre su brazo

y sobre su ojo derecho!

¡Que su brazo se seque por completo

y que su ojo derecho se apague totalmente!

LA SALVACIÓN Y LA GLORIA FUTURA DE JERUSALÉN

En esta parte final, la concepción mesiánica está más centrada sobre Jerusalén y las tradiciones nacionales. Los que ataquen a la Ciudad santa serán destruidos y la casa de David quedará restaurada. Pero Jerusalén será salvada después de llorar "amargamente", junto con todas las tribus de Israel, "al que ellos traspasaron" (12. 10). Así, la era mesiánica de la salvación parece depender de un misterioso sufrimiento, comparable al del Servidor descrito por el profeta Isaías, que fue "traspasado por nuestros pecados" (Is. 53. 5). Todo el país será purificado y sólo quedará un "resto", del que Dios dirá: "¡Este es mi Pueblo!", mientras ese "resto" dirá: "¡El Señor es mi Dios!" (13. 9).

El Libro concluye con la descripción del combate escatológico y del futuro esplendor de Jerusalén, inspirado en Ez. 38; 47. Finalmente, anuncia que todos "subirán año tras año a postrarse delante del Rey, Señor de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de las Chozas" (14. 16).

Para san Juan, el "traspasado" y llorado "como se llora al primogénito" es Jesús, cuyo costado abierto se convirtió en la fuente por excelencia de la salvación (Jn. 19. 34, 37). Y el Apocalipsis retoma este oráculo de Zacarías para anunciar que "por él se golpearán el pecho todas las razas de la tierra" (Apoc. 1. 7). A su vez, san Matero y san Marcos ponen en boca de Jesús la frase de 13. 7: "Hiere al pastor y que se dispersen las ovejas", para referirse al abandono de sus discípulos durante la Pasión (Mt. 26. 31; Mc. 14. 27).

Renovación de Jerusalén y de Judá

12 1 Vaticinio. Palabra del Señor sobre Israel. Oráculo del Señor que desplegó los cielos, cimentó la tierra y formó el espíritu del hombre en su interior. 2 Yo haré de Jerusalén una copa de vértigo para todos los pueblos de alrededor, y lo mismo pasará con Judá cuando asedien a Jerusalén.

3 Aquel día, yo haré de Jerusalén una piedra pesada para todos los pueblos: todos los que intenten levantarla se desgarrarán gravemente. Y se reunirán contra ella todas las naciones de la tierra.

4 Aquel día –oráculo del Señor– yo aturdiré a todos los caballos y enloqueceré a sus jinetes; abriré mis ojos sobre la casa de Judá y encegueceré a todos los pueblos. 5 Y los jefes de Judá dirán en su corazón: "La fuerza para los habitantes de Jerusalén está en el Señor de los ejércitos, su Dios".

6 Aquel día, yo haré a los jefes de Judá semejantes a un brasero encendido bajo la leña, a una antorcha encendida en las gavillas. Ellos consumirán a derecha e izquierda a todos los pueblos de alrededor, pero Jerusalén quedará instalada en el mismo lugar. 7 El Señor salvará primero las carpas de Judá, a fin de que la gloria de la casa de David y la gloria de los habitantes de Jerusalén no se eleven en detrimento de Judá.

8 Aquel día, el Señor escudará a los habitantes de Jerusalén: el más débil entre ellos será como David, y la casa de David será como Dios, como el Ángel del Señor al frente de ellos.

La gran lamentación sobre el "Traspasado"

9 Aquel día, yo me pondré a destruir todas las naciones que vendrán contra Jerusalén. 10 Derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de gracia y de súplica; y ellos mirarán hacia mí. En cuanto al que ellos traspasaron, se lamentarán por él como por un hijo único y lo llorarán amargamente como se llora al primogénito.

11 Aquel día, habrá un gran lamento en Jerusalén, como el lamento de Hadad Rimón, en la llanura de Meguido. 12 El país se lamentará, familia por familia:

la familia de la casa de David por su lado,

y sus mujeres por su lado;

la familia de la casa de Natán por su lado,

y sus mujeres por su lado;

13 la familia de la casa de Leví por su lado,

y sus mujeres por su lado;

la familia de la casa de Semei por su lado,

y sus mujeres por su lado;

14 todas las familias restantes, cada una por su lado,

y sus mujeres por su lado.

La purificación del país

13 1 Aquel día, habrá una fuente abierta para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, a fin de lavar el pecado y la impureza.

2 Aquel día –oráculo del Señor de los ejércitos– yo extirparé del país el nombre de los ídolos y no se los volverá a mencionar; de la misma manera, expulsaré de esta tierra a los profetas y el espíritu de impureza. 3 Y sucederá que si alguien profetiza todavía, su padre y su madre que lo engendraron le dirán: "¡Tú no vivirás, porque has dicho una mentira en nombre del Señor !". Y su padre y su madre, que lo engendraron, lo traspasarán mientras profetiza.

4 Aquel día, los profetas se avergonzarán cada uno de su visión, mientras estén profetizando, y no se pondrán más el manto de pelos para engañar. 5 Cada uno dirá: "Yo no soy profeta, yo soy un hombre que cultiva la tierra, porque la tierra es mi ocupación desde mi juventud". 6 Y si se le pregunta: "¿Qué son esas heridas en tu pecho?", él responderá: "Las he recibido en la casa de mis amigos".

El pastor herido y el rebaño purificado

7 ¡Despierta, espada, contra mi pastor

y contra el hombre que me acompaña!

–oráculo del Señor de los ejércitos–.

Hiere al pastor y que se dispersen las ovejas,

y yo volveré mi mano contra los pequeños.

8 Entonces, en todo el país

–oráculo del Señor–

dos tercios serán exterminados, perecerán,

y sólo un tercio quedará en él.

9 Yo haré pasar ese tercio por el fuego,

y los purificaré como se purifica la plata,

los probaré como se prueba el oro.

Él invocará mi Nombre,

y yo lo escucharé;

yo diré: "¡Este es mi Pueblo!"

y él dirá: "¡El Señor es mi Dios!".

El combate final y el esplendor de Jerusalén

14 1 Mira que llega un día para el Señor, y tus despojos serán repartidos en medio de ti. 2 Yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén. La ciudad será tomada, las casas saqueadas y las mujeres violadas. La mitad de la ciudad partirá para el exilio, pero el resto del pueblo no será extirpado de la ciudad. 3 Entonces el Señor saldrá a combatir contra esas naciones, como cuando él combate en el día de la batalla. 4 Aquel día, sus pies se asentarán sobre el monte de los Olivos, que está frente a Jerusalén, hacia el este. El monte de los Olivos se partirá por la mitad, de este a oeste, formando un inmenso valle: una mitad de la montaña se retirará hacia el norte y la otra mitad hacia el sur. 5 Y el valle de mis montañas quedará obstruido desde Goa hasta Jasol; quedará obstruido como lo fue a causa del terremoto, en tiempos de Ozías, rey de Judá. Y vendrá el Señor, mi Dios, y todos los santos con él.

6 Aquel día, no habrá más astros luminosos, frío ni hielo. 7 Será un día único –el Señor lo conoce– y no habrá día ni noche, sino que al anochecer habrá luz. 8 Aquel día, saldrán de Jerusalén aguas vivas, la mitad hacia el mar oriental y la otra mitad hacia el mar occidental, tanto en verano como en invierno. 9 El Señor será rey sobre toda la tierra: aquel día, él será el único Señor y será único su Nombre.

10 Todo el país se convertirá en una llanura, desde Gueba hasta Rimón, al sur de Jerusalén. Y esta será encumbrada y habitada en su mismo lugar, desde la puerta de Benjamín hasta el lugar de la puerta Antigua, es decir, hasta la puerta de los Ángulos, y desde la torre de Jananel hasta los Lagares del rey. 11 Se habitará en ella, y ya no habrá nada consagrado al extermino: Jerusalén será habitada con seguridad.

12 Y el Señor castigará a todos los pueblos que hayan hecho la guerra contra Jerusalén con esta plaga: hará que se pudra su carne cuando todavía estén en pie, sus ojos se pudrirán en sus órbitas y su lengua dentro de su boca. 13 Aquel día, cundirá entre ellos un pánico enorme enviado por el Señor; cada uno agarrará la mano de su compañero y levantarán la mano unos contra otros. 14 Judá también combatirá en Jerusalén, y se amontonarán las riquezas de todas las naciones de alrededor: oro, plata y ropa, en cantidad enorme. 15 Y será igual la plaga de los caballos, mulos, camellos, asnos y de todos los animales que se encuentren en esos campamentos: ¡será una plaga igual a aquella!

16 Y todos los sobrevivientes de todas las naciones que hayan luchado contra Jerusalén, subirán año tras año a postrarse delante del Rey, Señor de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de las Chozas. 17 Y si alguno de las familias de la tierra no sube a Jerusalén para postrarse delante del Rey, Señor de los ejércitos, no habrá lluvia para ellos. 18 Si la familia de Egipto no sube y no viene, caerá sobre ellos la plaga con que el Señor herirá a las naciones que no suban para celebrar la fiesta de las Chozas. 19 Este será el castigo de Egipto y el castigo de todas las naciones que no suban para celebrar la fiesta de las Chozas.

20 Aquel día, los cascabeles de los caballos llevarán esta inscripción: "Consagrado al Señor"; y las ollas de la Casa del Señor serán como copas de la aspersión delante del altar. 21 Y toda olla en Jerusalén y en Judá estará consagrada al Señor de los ejércitos: todos los que ofrezcan sacrificios irán a buscarlas para cocinar las víctimas en ellas. Y aquel día, ya no habrá más traficantes en la Casa del Señor de los ejércitos.

1 4. Estas palabras de los "antiguos profetas" se encuentran casi literalmente en Jer. 18. 11; 25. 5; 35. 15.

7. El "mes de Sebat" corresponde a nuestro enero-febrero. La indicación cronológica sitúa el conjunto de las visiones a mediados de febrero del año 519 a. C.

8. Los caballos "negros" no aparecen mencionados en el texto hebreo. Pero el contexto y la visión paralela de 6. 1-8 indican que los colores deben ser cuatro, tantos como los puntos cardinales o como los cuatro vientos del cielo. Ver Apoc. 6. 1-8.

11. "Toda la tierra está en calma": esta paz universal era un presagio inquietante para Israel, porque hacía pensar que nada cambiaría por el momento. No se percibía ningún atisbo de aquella conmoción universal, anunciada por los profetas (Ag. 2. 6, 21-23), que daría comienzo a la era mesiánica.

12. Los "setenta años" designan un período global, que corresponde aproximadamente a la duración del exilio, como en Jer. 25. 11; 29. 10.

14. Ver 8. 2; nota Jl. 2. 18.

2 1. En el Antiguo Oriente, el cuerno era símbolo de poderío. Aquí los "cuernos" representan a las naciones enemigas de Judá. El número "cuatro" está relacionado con los cuatro puntos cardinales (Is. 11. 12) y es símbolo de universalidad.

3. El profeta anuncia que los enemigos de Israel serán destruidos por el poder divino, simbolizado en la imagen de los "herreros", que descornaban a los toros para hacerlos menos peligrosos.

5. La medición del terreno se hace con vistas a la reconstrucción de la ciudad (Jer. 31. 38-39; Ez. 40, 2-3; 41. 13).

8. La visión desborda ahora el horizonte histórico inmediato -limitado a la reconstrucción de la ciudad material- y anuncia la instauración de la Jerusalén mesiánica.

9. En la nueva Jerusalén, se renovarán de manera permanente los prodigios del Éxodo. La "muralla de fuego" recuerda la "columna de nube y fuego" que protegió a los israelitas a su salida de Egipto (Éx. 13. 21-22; 14. 24). La "Gloria", manifestación luminosa de la santidad y el poder de Dios, estará siempre presente en medio de la ciudad, así como en los tiempos del Éxodo había llenado la Carpa del Encuentro (Éx. 40. 36-38). Ver Is. 60. 1-2; Ez. 43. 2-6; Apoc. 21. 23; 22. 5.

10. Ver Is. 48. 20; Jer. 50. 8; 51. 6.

16. Esta es la primera vez que aparece en la Biblia la expresión "Tierra santa". Ver 2 Mac. 1. 7; Sab. 12. 3.

17. Ver Sof. 1. 7; Hab. 2. 20; Apoc. 8. 1.

3 1. En esta visión aparece un nuevo personaje: "el Adversario", en hebreo "el Satán". Con este título no se designa aún al demonio o espíritu del mal (Sab. 2. 24; Jn. 8. 44; Apoc. 12. 9), sino a uno de los ángeles o miembros de la corte celestial -el antagonista del "ángel del Señor"- cuya función consiste en acusar a los hombres ante el tribunal de Dios.

2. Josué es un "tizón salvado del fuego", porque ha sido rescatado de ese inmenso incendio que fue la deportación a Babilonia. Ver Am. 4. 11.

8. Los sacerdotes, purificados y rehabilitados en la persona del Sumo Sacerdote Josué, son un "presagio", es decir, una especie de profecía viviente, que preanuncia la instauración de la era mesiánica. La palabra "Germen" es un título mesiánico (Jer. 23. 5; 33. 15). Este título se aplica aquí a Zorobabel, el representante legítimo de la dinastía davídica.

9. Es difícil determinar el significado simbólico de esta "piedra" misteriosa. Probablemente se trata de un nuevo Templo, puesto "delante" del Sumo Sacerdote Josué y confiado a su custodia. Los "siete ojos" representarían entonces la presencia providente de Dios, que vela sobre su Pueblo desde lo más íntimo del Santuario.

10. Ver 1 Rey. 5. 5; Miq. 4. 4.

4 3. Según el v. 14, los "dos olivos" son los "dos Ungidos", es decir, Zorobabel y Josué.

10b. Como las "siete lámparas" representan los "ojos del Señor", es probable que el candelabro descrito en el v. 2 sea un símbolo del mismo Dios, que no deja de velar por la restauración de su Pueblo.

14. Los "dos Ungidos", literalmente los "dos hijos del óleo", son los dos jefes de la comunidad futura: Josué, el Sumo Sacerdote consagrado para el culto, y Zorobabel, el príncipe de la dinastía davídica, a quien los repatriados esperaban ver ungido rey y entronizado como un nuevo David.

7. La "gran montaña" es casi seguramente, esa inmensa mole de escombros que se habían acumulado sobre el área del Templo, cuando este fue destruido por los babilonios (2 Rey. 25. 8-9).

5 1. Un "rollo", es decir, un largo pliego de cuero o de papiro, que se enrollaba una vez escrito.

2. Las dimensiones del "rollo" coinciden con las del vestíbulo del Templo salomónico (1 Rey 6. 3). Esta coincidencia sugiere que la maldición escrita en él afecta a todos aquellos que, a causa de sus pecados, tienen vedado el acceso al Santuario. Ver Sal. 15; 24. 3-5.

6. Un "recipiente": en hebreo, un "efá", medida de capacidad equivalente a unos cuarenta y cinco litros.

7-8. La tapa de "plomo" que cierra el recipiente significa que la "Maldad" no dominará más en Judá.

11. La "Maldad", desterrada de la Tierra santa, es trasladada a la "tierra de Senaar", es decir, a Babilonia (Gn. 10. 10; 11. 2; 14.1,9; Jos. 7. 21; Is. 11. 11; Dn. 1. 2). Allí se le erigirá un templo y será adorada como una divinidad. Ver Apoc. 17. 5.

6 1. "De entre las dos montañas": Zacarías se vale de un símbolo conocido de sus lectores para indicar el carácter celestial de la visión. Según la mitología del Antiguo Oriente, estas dos montañas señalaban la entrada a la morada de los dioses.

2-6. Ver 1.8. Los "caballos rojos" que avanzan hacia el "oriente" no son mencionados en el texto hebreo. Pero su inclusión parece necesaria para completar el número de los puntos cardinales.

11. La "corona", símbolo de la realeza (Sal. 21. 4; 89. 40; Jer. 13. 18; Lam. 5. 16; Ez. 21. 31; Est. 6. 8), solo podía estar destinada al legítimo representante de la dinastía davídica, es decir, a Zorobabel (3. 8; Ag. 2. 23). Pero cuando se desvanecieron las esperanzas de restaurar la monarquía independiente y toda la autoridad se concentró en la persona del Sumo Sacerdote, un escriba inspirado suplantó el nombre de Zorobabel por el de Josué, para adaptar el texto a la nueva situación.

7 1-2. La fecha corresponde a los meses de noviembre-diciembre del año 518 a.C., cuando la reconstrucción del Templo ya estaba bastante avanzada. "Betel Saréser" era sin duda un israelita que ocupaba un alto cargo en Babilonia.

3-5. El ayuno del "quinto mes" conmemoraba la destrucción de Jerusalén y del Templo en el 587 a.C.; el del "séptimo mes" recordaba el asesinato de Godolías, el gobernador de Judá designado por los caldeos después de la toma de Jerusalén. Ver nota 8. 19.

"Setenta años" es una cifra redonda, que abarca el período comprendido entre el 587 y el 518 a.C. año en que fue hecha la consulta acerca del ayuno.

7. El "Négueb" es la región meridional de Judá. La "Sefelá" comprendía las tierras bajas entre las montañas de Judá y la llanura costera del Mediterráneo.

10. Ver Éx. 22. 20-23; Lev. 19. 33-34; Deut. 24. 17-18; 27. 19.

14. Ver Deut. 4. 27; 28. 36, 64; Jer. 15. 14; 16. 13; 17. 4.

8 2. Ver 1. 14.

3. "Ciudad de la Fidelidad": ver Is. 1. 26; 60. 14; 62. 4, 12.

4. Ver Is. 65. 20.

6. Ver Gn. 18. 14; Jer. 32. 17, 27; Mt. 19. 26; Lc. 1. 37.

7. Ver 2. 10-14.

8. Ver 1. 14; Jer. 31. 33; Ez. 37. 23; Jl. 2. 18.

19. El profeta responde aquí a la cuestión planteada en 7. 3. Además de los ayunos mencionados en 7. 3-5, señala otros dos días de duelo nacional: el del "cuarto mes", instituido para rememorar la abertura de una brecha en los muros de Jerusalén por parte de los caldeos (2 Rey. 25. 3-4; Jer. 39. 2; 52. 6-7), y el del "décimo mes", que recordaba el comienzo del asedio (2 Rey. 25. 1; Jer. 39. 1; 52. 4).

9 1-8. El itinerario seguido por el Señor es paralelo al de Alejandro Magno en su conquista de Egipto, después de su victoria decisiva sobre los persas en el 333 a.C. Es probable que el profeta haya tenido en vista esa campaña cuando compuso este oráculo. Ver 1 Mac. 1. 1-4.

1. "Jadrac" era la capital de un principado arameo, al norte de Siria.

3. Ver Ez. 27. 2-27.

4. Ver Ez. 27. 34.

5. Estas ciudades, lo mismo que Asdod (v. 6), formaban parte de la confederación filistea (Am. 1. 6-8; Sof. 2. 4).

6. "Gente bastarda": esta expresión designa aquí a una población mestiza (Deut. 23. 3; Neh. 13. 23-27). Los filisteos ya no podrán sentirse orgullosos de la pureza de su raza, porque colonos provenientes de otras regiones ocuparán sus ciudades.

7. El profeta se refiere a la costumbre filistea de comer la carne con su "sangre", es decir, no desangrada según el rito establecido por la Ley (Gn. 9. 4; Lev. 17. 10-12; Deut. 12. 23-24). Los "jebuseos" eran los antiguos pobladores de Jerusalén, que pasaron a formar parte de Israel cuando David conquistó la ciudad (2 Sam. 5. 6-9).

8. En este contexto, la "casa" del Señor no es el Templo sino toda la Tierra santa (Jer. 12. 7; Os. 8. 1; 9. 15).

9. La esperanza mesiánica de Israel es expresada en este oráculo de una forma inusitada. El Mesías estará investido de la dignidad real, pero será un rey "humilde", que realizará en su persona el ideal de los "pobres del Señor" descrito en Sof. 2. 3. Al entrar "montado sobre un asno" y no a caballo o en un carro de guerra, se presenta simbólicamente como el "Príncipe de la paz" (Is. 9. 5). Ver Mt 21. 4-5.

10. "Efraím" y "Jerusalén" representan a Israel, el antiguo reino del Norte, y a Judá, el reino del Sur, que volverán a unirse en el Reino mesiánico.

11. Al hacer esta promesa, el Señor confirma su fidelidad a la Alianza sellada en el Sinaí con la "sangre" de los sacrificios (Éx. 24. 4-8).

13. "Javán": ver nota Jl. 4. 6.

10 3. Estos "pastores" no son los jefes de Israel, sino los reyes extranjeros, que maltrataron al Pueblo de Dios.

4. "La Piedra angular": esta expresión designa a los jefes del pueblo reunidos en asamblea plenaria. Ellos aseguran la estabilidad del edificio que es la casa de Israel. La "Estaca" podría simbolizar a un jefe en particular, como en Is. 22. 23.

11 4. Las "ovejas" son el pueblo de Israel víctima de la codicia y venalidad de sus malos pastores. Ver Jer. 23. 1-2; Ez. 34. 1-10.

7. Los "dos bastones" simbolizan, respectivamente, la seguridad de Israel frente a las naciones extranjeras (v. 10) y la paz interior entre las tribus (v. 14).

8. Resulta imposible identificar con certeza a estos "tres pastores". Probablemente se trata de tres sumos sacerdotes, desaparecidos en muy poco tiempo.

12. Este exiguo "salario" es una señal de desprecio, ya que esa suma se pagaba por el rescate de un esclavo (Éx. 21. 32). Ver Mt. 27. 9.

14. Esta ruptura de la "fraternidad" podría referirse a la separación definitiva de Jerusalén y Samaría, hacia el 328 a C., cuando los samaritanos construyeron su templo cismático en el monte Garizím.

15. Este gesto simbólico anuncia la llegada de un mal pastor -probablemente un nuevo Sumo Sacerdote- que al fin recibirá el castigo merecido.

12 2. Ver Is. 51. 22; Jer. 25. 15; Hab. 2. 16.

10. La frase central de este versículo también se podría traducir: "Entonces mirarán hacia mí, a quien ellos traspasaron". En esta versión, el Señor se identifica hasta tal punto con su enviado, que él mismo se siente herido en lo más íntimo por aquella muerte violenta. Ver Jn. 19. 37; Apoc. 1. 7.

11. El profeta alude al duelo ritual que se celebraba cada año en honor de "Hadad Rimón", dios fenicio de la vegetación. Ver nota Ez. 8. 14.

13 1. Ver Ez. 47. 1.

3. Ver Deut. 18. 20.

4. Ver 2 Rey. 1. 8.

6. Los miembros de las antiguas corporaciones proféticas solían hacerse incisiones y tatuajes en el cuerpo, que eran su signo distintivo ( 1 Rey. 18. 28). Al verse delatado por esas marcas, el falso profeta responde con una evasiva.

7. Todo este pasaje sobre el "pastor" parece ser la conclusión de la alegoría de 11. 4-17. Ver Mt. 26. 31.

14 5. También el libro de Amós (1. 1) menciona un "terremoto" acaecido en tiempos del rey Ozías, hacía el 750 a. C.

7. Ver Apoc. 22. 5.

8. Ver Ez. 47. 1-12; Jl. 4. 18.

11. Ver Apoc. 22. 3.

20. Ver Éx. 28. 36.

21. En la Jerusalén mesiánica no habrá ningún objeto profano. Hasta los utensilios de cocina estarán consagrados, de manera que se los podrá usar en el culto divino.

 

 

 

 

Si esta Página ha sido de su agrado

por favor entre aquí y

Recomiéndela


 

El Administrador de este Sitio tiene algo que decirte, escúchalo en su Album "Mis Charlas en el Chat Católico Omega Voz". Escúchalo y si te gusta algún mensaje, descárgalo y compártelo. Para ir y escucharlo presiona aquí

 

VISITE NUESTRO CHAT CATOLICO "OMEGA VOZ", CHAT DE TEXTO Y AUDIO

 

Ir a Chat Omega Voz

  

 

 

 

Cortesía de

 Hooomy.com Centro de Servicio y Entretenimiento y Mi Comunidad Católica Tu Otra Comunidad



 

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | La Biblia | ConocerLibrosVideos | Chat | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Radio |



 

Presione g+1 para recomendar esta página